Especies 2-17 jul-sep 2-17 - Page 26

buceo libre y con aparatos, base de la economía local. Los manglares de Nichupté funcionan como biofi ltro natural de los arrecifes de coral aledaños, con lo cual su salud de- pende de la salud de este ecosistema, ya que retienen sedimentos, contaminantes y excesos de nutrientes de las aguas que desde el continente llegan al mar. También funcionan como biodefensa o muro vivo ante el embate de fenómenos que vienen del océano como marejadas de tormenta, vientos y elevación del nivel del mar, por mencionar algunos, protegiendo la infraestructura urbana y hotelera de Cancún. Por otro lado, prestan servicios ecosistémicos culturales por su valor es- cénico y estético y forman parte del paisa- je natural del Caribe mexicano. En los ca- nales entre los polígonos de esta ANP se lleva a cabo el denominado “Joungle Tour”, importante actividad turística recreativa. Además de lo anterior, como todos los manglares, esta ANP brinda innumerables servicios ambientales a la pesca, la esta- bilización de climas, formación de suelos, biodiversidad y, particularmente, al se- cuestro de carbono, tema prioritario ante el escenario de cambio climático. La terrible devastación y la asombrosa recuperación En octubre de 2005 el huracán “Wilma” impactó las costas del estado durante tres días. La velocidad del viento arrancó todas las hojas de los mangles del área, de tal forma que el manglar al borde de las lagunas murió. La cubierta forestal se perdió, de los árboles quedaron sólo ramas y troncos secos. El ecosistema quedó destruido y degradado hacia la parte continental. Mu- cha de la fauna con poca capacidad de desplazamiento (anfi bios, repti- les, crustáceos) murió y otra – particularmente las aves– huyó antes de la entrada del huracán. Se requería de una restaura- ción total y para la planeación de este trabajo no se contaba con documentos de referencia, excepto el “Manual Práctico para la rehabilitación del ecosistema de manglares en Yucatán, Mexi- co” elaborado por la Comisión Nacional de Áreas Naturales Pro- tegidas (CONANP), el Centro de Investigación y de Estudios Avan- zados (CINVESTAV) del Instituto Politécnico Nacional, y la Agen- La pérdida de las hojas de los mangles por la velocidad del viento, dejó en estas condiciones cia de Cooperación Internacional el manglar en Nichupté a días de haber pasado el huracán Wilma en 2005 24