#EFECTOSOTO 2ª EDICIÓN EFECTO SOTO T2017/2018 - Page 36

COLABORACIONES

36

#EFECTOSOTO

Todos los amantes de cualquier deporte sufren un rito iniciático que les lleva a cruzar la línea de la simple afición a la pasión. Un día te gusta sentarte delante de la tele y disfrutar de una competición deportiva, y de repente algo ocurre, un record del mundo, un partido memorable, una jugada irrepetible, que te empuja hacia el otro lado de la línea y te transforma en fanático.

En mis influenciables años como adolescente crucé la línea de la mano de Roberto Baggio y Hristo Stoichkov en el mundial de Estados Unidos en 1994. Sin duda no fue el mejor mundial de la historia. Las altas temperaturas y la altura del césped no colaboraron para ofrecer un juego espectacular pero para mí fue una revelación, como para muchos otros. En el país americano, la celebración del mundial convenció a muchos de que aquel deporte extraño era poderoso. Para uno de ellos, el escritor Joe McGinniss, supuso un cambio total de vida. Desde ese momento, su vida personal y profesional derivó por completo para orientarse en torno al balompié.

El mundial americano transformó a McGinniss cuando se encontraba en la cúspide de su carrera como escritor. Sus trabajos de no ficción eran aclamados hasta el punto que fue seleccionado para escribir una biografía del polémico jugador de fútbol americano OJ Simpson por la que recibió un millón de dólares como adelanto, en 1995. Ante la incredulidad de muchos, el escritor rechazó la oferta, devolvió el dinero y se embarcó en una loca aventura con destino impredecible: compartir una temporada futbolística con el club más humilde e inaudito que jamás había alcanzado la segunda división italiana de fútbol, el Castel di Sangro.

EL MILAGRO DE

CASTEL DI SANGRO

Raúl Terrón