Divertydoo Magazine nº2 Junio 2017 - Page 47

Con un niño de casi 15 años y una niña de 12 es complicado encontrar cosas que les gusten a los dos. Además el mayor ya está abducido por el mundo digital en todos sus aspectos y ahora ya empieza a salir un poco con sus amigos. Así que para mi es todo un reto encontrar algo que le apetezca. Una de esas cosas es patinar sobre hielo. A mi me da pánico, porque mi hijo se ha roto dos veces el brazo derecho y en las dos ocasiones hubo que operarle, con clavos y demás. Pero mi marido es un enamorado de todos los deportes y además se le da genial, así que yo preparo la excursión y él se mete con ellos a patinar. Yo soy un auténtico pato y además tengo dos hernias discales, así que el que entre yo, está descartado.

En Navidades siempre se puede aprovechar porque suelen poner pistas en muchos sitios. Nosotros hemos estado en la que ponen en Santander en la Plaza Porticada (¡una pasada!), la que ponen en el pueblo donde vivimos, Azuqueca de Henares (Guadalajara) y las Navidades pasadas la de la Plaza de Colón. Los chicos siempre dicen que lo de patinar al aire libre es lo mejor. Hay que escoger un día que no haga mucho frío y terminan patinando sin anorak.

Este año hemos probado la pista de Leganés y la del Palacio de Hielo.