DeSpejo Medellin 7 - Page 72

El futuro de un país herido

Basado en: Por un país al alcance de los niños.

García Márquez, G. (1994) Periódico El Espectador

En la ceremonia de entrega del informe de la Misión de Ciencia, Educación y Desarrollo realizada en el palacio de Nariño, el escritor Gabriel García Márquez leyó un discurso donde se explica cómo ha ido evolucionando la situación del país a través de los años, y cómo puede cambiarse.

Empieza con lo más antiguo que conocemos con exactitud, la llegada de los españoles, quienes liderados por Cristóbal Colón, quedaron completamente impresionados por lo que descubrieron en América, pero lo que más los deslumbró fue la cantidad de oro que encontraron. Éste se usaba de forma ornamental, no por su valor lucrativo. Sin embargo, los españoles acabaron con la vida de muchísimos indígenas para conseguirlo. Y entre esos territorios estaba Colombia.

Este país, antes habitado por tribus pacíficas, orfebres hábiles y artesanos geniales, terminó convirtiéndose en un estado colonial, centralista y burocratizado, donde la discriminación racial era terrible para todo aquel que no fuera hijo de blancos. Así, algunos jóvenes inspirados por la revolución francesa intentaron crear una república moderna de buenas intenciones, pero incluso ellos fueron causantes de un sinnúmero de homicidios. De todas formas, hubo también cosas rescatables, la herencia de astucia y creatividad que dejaron los indígenas, o el espíritu aventurero de los españoles. Sin embargo, es un hecho que Colombia nunca volverá a ser ese lugar que un día fue.

El autor explica que, en la actualidad, un colombiano se llena de orgullo al hablar de su patria, pero esconde sus errores siempre que tiene oportunidad. Y esto es porque la educación conformista por la que pasan los niños, no les permite mostrar su verdadero potencial, ser creativos y espontáneos, que es lo que Colombia necesita. De esta manera, muestra cómo se ha vuelto un país indescifrable, siendo lo mejor y lo peor en todo, lo más odiado y lo más amado, así se volvió Colombia.

El Nobel concluye diciendo que el país necesita una educación distinta, que haga a los jóvenes críticos y reflexivos, y que sobre todo, los inspire a crear un mejor lugar cada día, que los enseñe a pensar de la ciencia como realmente es, y de las artes como se hacía en el pasado.

Esta Colombia que mostró el autor es mucho más realista que la que vemos en papel, porque acepta sin censurar todos los conflictos y problemas por los que nuestro país ha pasado y sigue pasando, porque cuenta a qué se deben y quienes son los verdaderos culpables de nuestra situación actual. Es un resumen muy completo de nuestra historia y muy interesante también y, como dice el autor, para mejorar Colombia debe convertirse en un país al alcance de los niños.

Catalina Montoya

Klasse 8A