DeSpejo Medellin 7 - Page 52

todas sus variaciones, de formular estas tesis. Por ende, dentro de lo que se toma como filosofía tienen cabida todos los posibles interrogantes, respuestas y planteamientos nacidos de la reflexión humana, y hasta la ausencia de una respuesta clara se vuelve una respuesta válida. Esto aplica también para las definiciones de filosofía.

Finalmente, fue esta mezcla ambigua de respuestas la que adopté como respuesta personal final a mi pregunta, porque para mí esta falta de claridad decía más que una sola respuesta. Por esto, antes de responder a la pregunta planteada deseo ilustrar mejor el concepto que tengo de filosofía a través de la siguiente alegoría:

Imaginemos una paleta de colores, en dónde cada color equivale a un elemento de lo que consideramos la existencia humana. Debe tenerse en cuenta que dentro de la paleta de colores existen muchos tonos de un mismo color base, lo que serían diferentes interpretaciones y significados de un mismo elemento. El ser humano sería el individuo que pinta en un lienzo y decide de qué forma y con qué colores elabora su cuadro, pues es el ser humano quién estructura su visión de la vida.

El lienzo en blanco sería la vida del individuo, mientras que la imagen que se pinta en este, con sus colores y formas, equivaldría al significado total, compuesto por significados individuales, que cada individuo le atribuye a su existencia. La filosofía sería en este caso, tanto el pincel que recoge los colores y obedece el movimiento del brazo para mezclar varios tonos, hacer alguno diferente y trazar una forma en el lienzo, como el proceso que hace el individuo llamado pintar, que va desde la decisión de la forma y el color hasta el movimiento del brazo.

Esto significa que la filosofía es la herramienta y el proceso en sí mismo que utiliza el individuo para tomar cada elemento de la existencia, analizarlo, buscar respuestas sobre este y finalmente darle un significado –un tono- y lugar en la vida propia.

Todos los cuadros (las diferentes interpretaciones de la existencia) son productos del acto de pintar, por lo que a todos, sin importar qué tan diferentes sean, se les llaman “pinturas” y todos entran en la categoría de “Pintura”. Lo mismo con la filosofía, que finalmente abarca todas las tesis y a todas se les llama “planteamientos filosóficos”.

Es por todo lo dicho anteriormente que me identifico más con la caricatura de Mafalda, hecha por el señor Joaquín Salvador Lavado, en cuánto al concepto de filosofía. Mafalda, con toda la gravedad del caso (pues hasta mesita de té coloca) le pregunta a su padre “qué es la filosofía”, y la sencilla contestación que nos plantea el autor es el hecho de que el padre no es capaz de dar una respuesta, y se vuelca a buscarla en diferentes fuentes de conocimiento.

En este caso, la dificultad para definir el concepto de filosofía se vuelve en sí misma la respuesta, pues evidencia claramente que la filosofía no es un explicable a través de un único concepto conciso, pues no es una única cosa. Además, la caricatura también podría sugerir que la filosofía es el acto en sí mismo de reflexionar acerca de una cuestión con el propósito de hallar una serie de respuestas a los interrogantes planteados sobre esta, y así darle un lugar en la propia existencia.