DeSpejo Medellin 7 - Page 115

Un paraíso en Itagüí

Autor: Jesús Alberto Londoño

Bella reserva campestre y forestal con sus delicados y espaciosos jardines

adornados de flores, de bastones, lirios y maracas,

anturios, heliconias y aves del paraíso,

millares de abejas e infinidad de mariposas se deleitan con el néctar de tan

variadas. y perfumadas flores.

Aquí se respira el aire más puro que brota de los árboles

Urapanes, ceibas, guayacanes, pinos y eucaliptos.

Y los hermosos y frescos eugenios que bordean los senderos.

Hay una gran variedad de árboles frutales

Aguacate, mango, zapote, guayabos, naranjos y dulces mandarinos.

De ellos se alimentan cada día las traviesas ardillas,

Y las inigualables zarigüeyas

El hermoso parque central y la agradable sombra del Árbol de los Deseos.

Allí las tórtolas, mayos y ciriríes y alcaraván,

las garzas de pico largo anaranjado y plumas negras y azuladas

disfrutan de los insectos que viven

en sus delicados y verdes prados de ensueño.

El acogedor y pequeño parque con sus bancas es un hermoso punto de encuentro con sus deslumbrantes plantas que embellecen sus jardines

y el fascinante murmullo que produce el correr del agua de la fuente

y las más bellas iguanas que se calientan al sol, cerca de un guayacán florido.

La hermosa y maravillosa reserva natural

donde se escucha el canto de millares de aves

que felices vuelan por tan fresco espacio.

El bosque sembrado de naranjos.

Allí se cultivan las más bellas y atractivas orquídeas,

se escucha el bullicioso canto de una bandada de loras

y en las copas de los árboles,

descansan las maravillosas y coloridas guacamayas.

Agradable y apacible transcurre la vida en el Colegio Alemán.

Cada momento es un despertar a nuevas experiencias.