Cutaway Guitar Magazine CUTAWAY 69 DEFINITIVO - Page 11

Usualmente hacíamos 3 canciones por hora. Fue una presión muy intensa y me preparó mentalmente para el trabajo en estudio. Desde ahí comencé a hacer giras con algunos artistas latinos como Ilán Chester, Raúl Diblasio y después en 1994 Julio Iglesias. El puesto en la banda de Julio, en ese tiempo, venia ligado a algo de prestigio, especialmente en Miami, porque había estado trabajando en los anteriores 20 años con “lo mejor de lo mejor” en LA. En mis 6 años con Julio desarrollé una reputación en el círculo de productores locales y pronto comencé a grabar más que a girar. Fué en ese momento cuando dejé la carretera. ¿Cuándo y por qué decidiste añadir el trabajo de productor a tu carrera como músico? Realmente no decidí ser productor. Ocurrió de forma orgánica. En el principio de los años 2000, comencé a trabajar con Tommy Torres, que ...un amigo común me recomendó a Lee para grabar guitarras en unas demos en las que estaba trabajando con su compañero de producciones en ese momento. Congeniamos inmediatamente... era un nuevo artista, pero a la vez un gran escritor y floreciendo como productor. Tommy tenía el respeto de la comunidad artística puertoriqueña y nosotros (Lee y yo) habíamos trabajado en sus primeros álbumes con la única función de músicos de estudio. En algún momento del 2003, Tom- my nos recomendó para que iniciá- semos un equipo de producción y coprodujésemos un álbum con una excelente artista: Ednita Nazario. Ella es la “Reina” de Puerto Rico y una tremenda cantante. La lógica era que Lee y yo que habíamos estado grabando todos esos “grandes” álbumes, contribuyendo a los arreglos más allá de “batería y guitarra”. Termináramos trabajando en algunos álbumes más para Ednita y Tommy. Más tarde todo ello se repitió con muchos más artistas incluyendo a Luis Fonsi, Ricardo Arjona y muchos otros. Lee y yo siempre habíamos compartido una idea muy similar en general de la música con respecto a la estética que queríamos crear. Nosotros veíamos nuestro rol como músicos como extensión de la canción y la producción. Fue muy natural para nosotros comenzar a producir álbumes en equipo. Creo que eres uno de los primeros músicos profesionales en Miami en tener un estudio dedicado exclusivamente a la grabación de tracks de guitarra. Muchos de nosotros lo tenemos en casa, pero en tu caso lo hiciste en un lugar diferente. ¿Cómo ocurrió y cuales piensas que son las ventajas de tal situación? De nuevo, ocurrió de forma natural. En la primavera de 1999, la comunidad de grabación en Miami, por completo, había cambiado a Pro Tools. Literalmente paso de un día para otro. Al mismo tiempo Avid presento su Digi001. Era la primera oportunidad real de poder tener grabación multitrack digital en casa por un precio competitivo y rentable. Por otro lado, era totalmente compatible con las versiones más avanzadas de Pro Tools que usaban en los grandes estudios. Yo “salté” a por ello en combinación con un Apple G4, un par de monitores Mackie y un par de buenos micrófonos. Estuve trabajando en casa por un periodo de 4-5 años y estaba claro que mi equipo había superado mi espacio disponible. Freelance’s Corner 11