Cutaway Guitar Magazine CUTAWAY 68 - Page 9

De ahí que en muchas ocasiones nos refiramos a ellas como “10, 2, 6” etc.) juntos frecuentemente… a veces, como sección y en otras en diferentes círculos. Debido al género musical podemos completar un tema completo en unas horas... más o menos. He grabado también en otras centros musicales como NYC, LA, Atlanta, Muscle Shoals AL etc. las diferencias se limitaron a cosas como el tiempo de comienzo o finalización de las sesión y similares. No puedo recordar ninguna canción de aire country que haya tomado más de una sesion y media (4-5 horas) ¡Y esa fue una bien complicada! Muchos álbumes tienen dos guitarristas eléctricos en ellos, cada uno aporta un diferente planteamiento. Los productores deben averiguar quién es el mejor para cada estilo y llamarlos en concordancia. Y de igual forma importante, también aprenden que músicos no trabajan bien juntos debido a diferencias de personalidad, egos o simplemente tener estilos muy similares. Por tanto, durante los proyectos que llevan más tiempo tocamos, pasamos el tiempo con nuestros amigos, y en la mayoría de las ocasiones conocemos bien a todos en la sesión, porque trabajamos Es siempre interesante para mi ver como productores, ingenieros u otros músicos plantean las cosas de manera diferente sin importar en la ciudad que estés. ¡He tenido grandes experiencias y otras terroríficas, en todos lados! Hablemos del Nashville Number System. ¿Puedes compartir con nosotros como ha afectado a tu trabajo en el día a día? ¿Cómo y cuándo lo aprendiste? Lo aprendí nada más llegar a Nashville. Supe que tenía que aprenderlo para hacer gigs con artista en la ciudad, especialmente cuando tenía varios muy seguidos y no tenía oportunidad de aprender con detenimiento, todas las canciones del repertorio. Empezó a ponerse interesante cuando me llamaron para estar en la banda de la casa en una “writer’s night”. El compositor se subía al escenario, nos daba un chart, tocaba 4 compases y contaba. ¡Boom! ¡Nada o te hundes! ¡Aprendí rápido! Creo que el Nashville Number System fue creado por coristas en los 60s. Interpretaban tanto repertorio en un día que no podían humanamente aprenderse, canción por canción. Y entonces, algunas veces los “artistas” cambiaban el tono de la canción. Con números, la relación con respecto a la tónica es lo importante, por lo que cambiar el tono es nada más que un suspiro. Fue adoptado por instrumentistas por la misma razón. Imagina estar escribiendo un chart muy largo en la tonalidad de G y llegar al estudio para darte cuenta que la canción será grabada en A. Ok, vamos a ver: G (1 chord/root) se convierte en A. C (4 chord) se convierte en D. D (5 chord) se convierte en E. Em (6m o 6- tal como le llamamos) se convierte en F#m ¡Me duele la cabeza! ¡No puedo recordar eso mientras estoy tocando! ¡Transportar a tiempo real seria de locos! En otras palabras, la introducción original para tu canción/chart en G se miraría de esta forma: G G C D G G C D Ahora podemos preguntar al MD de la sesión que escriba un nuevo chart en A para la primera toma de contacto. ¡Uh, oh, parece que el tono aún está bajo! ¡Vayamos a la tonalidad de C! ¿Escribir un nuevo chart? ¿Hacer copias? ¿Cuánto tiempo de nuestra sesión de 3 horas se está comiendo todo este proceso? Por tanto... ahí es donde entra el Nashville Number System... Freelance’s Corner 9