Cutaway Guitar Magazine CUTAWAY 68 - Page 44

FRAMUS 5 / 53-59 STELLA La Fábrica de Ins- trumentos Musi- cales de Franco- nia (Alemania) de Fred Wilfer, “Fränkische Mu- sikinstrumentener- zeugung Fred Wilfer KG” o FRAMUS fue uno de los resultados de la devastación provocada por la segunda guerra mundial en el centro de Europa, y llegó a ser en los años sesenta el principal constructor de guitarras de Europa. A comienzos del siglo XX, la implanta- ción de la electricidad y el ferrocarril en la industria de instrumentos musi- cales incrementa espectacularmente la producción empleando a más de 3.000 trabajadores con una produc- ción anual de 150.000 instrumentos. Su origen se encuentra en la ciudad musical de Schoenbach, hoy llamada Luby u Chebu en la República Checa en zona fronteriza con Sajonia y Baviera (Alemania), donde la tradición de la construcción de violines se remonta al siglo XVI fabricando y exportando a todo el mundo. En la década de 1940, la guerra mun- dial paraliza la producción. Y con el fin de la contienda, casi todos los cons- tructores fueron obligados a aban- donar el país, estableciéndose con el tiempo en Bubenreuth (Alemania), pueblo conocido como el segundo Schoenbach que cuenta incluso la misma estatua de un luthier. El museo de Nuremberg conserva el instrumento más antiguo actualmen- te existente: un violín de Jan Adam Pöpel de 1664. 44 Cutaway Magazine /68 En el año 1927 se construye en Luby una estatua de un luthier en memoria de todos los luthiers y maestros de instrumentos musicales desconocidos que contribuyeron al desarrollo de este campo en la región de Luby. Fue clave que en el año 1948 el partido comunista tomara el poder naciona- lizando toda la producción de instru- mentos musicales y unificándola en una sola compañía llamada Cremona. Este hecho motivó que los emprende- dores del sector hubieran desapare- cido en los años anteriores, tras el fin de la guerra. En esa parte bohemia de la industria musical, el fundador de Framus, Fred Wilfer, nació en 1917. En 1945, cuando se enteró que las fuerzas aliadas iban a ser expulsadas, decidió trasladar su negocio a la Europa occidental y se puso en contacto con diferentes autoridades de Baviera y les habló de sus proyectos de traslado. El gobierno militar esta- dounidense en Baviera, que había aprobado un plan de ayudas para la reindustrializa- ción de la región devastada por la guerra, acogió con satisfacción sus planes y le dio el permiso para fundar una compañía bávara. En enero de 1946 se constituye la empresa y llega el primer ferrocarril