Cutaway Guitar Magazine CUTAWAY 68 - Page 29

Por otro lado, usaría mi K-Line Telecaster ‘62 Replica. Esa guitarra es especial, y ¡no solo lo digo solo yo! Hubo un par de años en que traté de encontrar las mejores replicas a instrumentos vintage que hubiese en el mercado. Por razones obvias, no podía/puedo acceder a instrumentos vintage reales. En mi búsqueda, encontré esta guitarra, curiosamente a un precio más que sorprendente, porque al anterior dueño no le gustaba, en absoluto. Mi concepto “idílico” de una Telecaster está totalmente basado en el sonido de Robben Ford y su Blonde 60s Telecaster. Especialmente su sonido en el DVD “New Morning - The Paris Concert” (‘05). Sorprendentemente, cuando abrí el hardcase y la probé, todo ese sonido que buscaba, estaba ahí. Además, en un color que me encanta, Lake Placid Blue. ¡No podía pedir más! Para terminar y no por ello de menos importancia, usaría una guitarra que mi amigo Lawrence Bernd me envió hace unos meses. Se trata de una ...si la producción es humilde, me centraría en las ideas y no en el equipo. Un buen guitarrista de sesión, puede obtener muchos sonidos de un equipo sencillo... superstrat, no diferente en concepto a la Tyler Classic de la que hablamos anteriormente pero con una diferencia en el mástil. Lawrence ha desarrollado un sistema para instalar los trastes que proporciona a la guitarra un mayor sustain. Te aseguro que funciona y en mi caso, siendo un amante del legato playing, te hace tocar más suave para obtener el mismo resultado con la consiguiente diferencia en los overtones. ¡Es magnífico! Es una guitarra que estoy usando/ usaré en próximos proyectos de fusion-jazz eléctrico. También me permitió pasar un par de mañanas con Tom Anderson (amigo cercano de Lawrence) en Newbury Park (CA) puliendo algunos aspectos de la electrónica de la guitarra y compartiendo opiniones. Buenos momentos y ¡magnifica persona! Corre la leyenda urbana (yo se lo pregunté y no me contestó) que Brent Mason llevaba un camión con amplis y equipo a las sesiones… John Parsons ironizaba que lo ideal era una guitarra y un buen cable únicamente, que el productor se ocupaba del resto ¿Qué es lo necesario para ti? Imagino que esa leyenda sería de la época en que el “cartage” (empresas que se dedicaban al transporte de equipo para las sesiones) existía. Ese tiempo ya ha pasado. ¡No existen hoy día! (Risas). En el mundo musical que vivimos, creo, hay una gran cantidad de productores y de muy variadas preferencias. Puedes encontrarte productores que quieren que lleves gran cantidad de equipo, lo consideran el seguro de que contratan a un gran músico, aunque no se vaya a usar en la sesión. Otros, por el contrario quieren rapidez y efectividad, que le des todo hecho, con los efectos, el panning, los layers, etc … Unos no confían apenas en la creatividad del músico que contratan y otros dejan en manos del guitarrista todo el criterio. Hoy día, con la única posibilidad de llevar el equipo en tu propio vehículo, se hace necesario ser práctico y solo llevar el equipo necesario para esa sesión. Lo mejor, creo, es siempre preguntar al productor que es lo que tiene en mente para ese disco o canción o por lo menos tener una idea del estilo o producciones que le gustan. En mi opinión, cuantos más medios (estudio con más posibilidades, sin problema de tiempo, demos con gran claridad de concepto) más puede aportar el llevar distintos instrumentos. Si la producción es humilde, me centraría en las ideas y no en el equipo. Un buen guitarrista de sesión, puede obtener muchos sonidos de un equipo sencillo. entrevista 29