Cutaway Guitar Magazine CUTAWAY 68 - Page 26

En ese tiempo tuve experiencias musicales esporádicas aquí. Tal y como es L.A., cada experiencia musical puede ser muy diferente. En ocasiones, ¡radicalmente opuestas! Hay de todo, y mucho. Posteriormente decidí trasladarme aquí, al menos por unos años. Y aquí sigo. Ya llevas años instalado allí de forma continuada… ¿Cómo se consigue entrar en ese circuito freelancer tan lleno de buenos músicos? ¿Es algo que va más allá de las habilidades como guitarrista o productor? No diría que estoy en el circuito de freelancer, aún. Requiere mucho tiempo poder considerarse establecido en él. De hecho el circuito freelancer hoy día es bastante diferente a lo que yo observé cuando visite LA en la época 2006 – 2010. Noté un cambio en la dirección de esos músicos que siempre he admirado y permanecí atento a ello. Evidentemente, debido a las redes sociales, todo lo que implica (lo que llaman aquí) “networking” está más 26 Cutaway Magazine /68 presente que nunca. Y se le da, en general, una importancia equivalente al cultivar el ser buen músico. Yo siempre he creído en hacer un buen trabajo, el mejor que puedas en cada momento, en cada pequeño peldaño que tu vida musical te propone y con mucha paciencia, el tiempo te regala grandes experiencias. Nada, que merezca la pena, es rápido en el mundo musical, creo. Sigo pensando lo mismo que pensaba en España y lo aplico aquí de la misma forma. Hablo con muchos compañeros a los que admiro como músicos y coinciden en ello. Si te respondo de forma más directa, diría que observando lo que hacen los músicos de los que te quieres rodear, a los que admiras, por lo que hacen, reflexionando el porqué de que lo hacen y analizando el resultado que obtienen a la vez que descubriendo si es el mismo camino que crees correcto para ti. Eso sí, hay que trabajar, y duro, a diario. Constantemente. Aquí toda va más rápido que iba en España. Al menos, esa es mi experiencia. Tocar, arreglar, componer, producir… ¿Cuál es tu tarea favorita? No podría decidir. Lo que realmente me atrae de esta profesión es hacer esas 4 acciones que mencionas, a la vez y a tiempo real. Todo se basa en la capacidad de escuchar lo que está pasando a tu alrededor. Filtrarlo, procesarlo y responder. Eso hace única esta actividad, cada vez que te subes a un escenario o entras a un estudio. En mi caso, esa es la fuente de motivación. Siempre toco la guitarra intentado combinar lo que Pablo, como guitarrista haría y lo que Pablo, como audiofilo, quisiera escuchar. Es difícil, pero ese es mi objetivo. Disfrutar como interprete y receptor a partes iguales. No es fácil, pero ese intento mantiene la llama viva. ¿En qué estás trabajando en estos momentos? ¿Cómo es un día de trabajo para ti? En estos momentos, divido mi vida en dos facetas, de forma muy consciente. La de músico profesional y la de estudiante. Me levanto muy temprano para ir a la universidad. Vuelvo a casa a mediodía, usualmente y desarrollo todo lo que el Pablo músico profesional necesita hacer. Dedico mucho tiempo también (todo el que puedo) a estudiar guitarra y practicar. Pero no solo hago esto. Justo en estas semanas he estado estudiando y comentando posibles contratos discográficos (ofrecidos) con un artista con el que colaboro. No es una actividad muy “musical”, pero uno no es consciente de lo que puede ayudar aprender sobre esos temas. Hace que profesionalmente, como músico, puedas entender mejor que es lo que se te pide y en qué condiciones, a la vez que mirar a los ojos a la otra persona que participa del contrato y hacerle saber tu opinión o modificaciones. Ambos entendiendo perfectamente de lo que se habla. Tuve la suerte de estudiar Music Business, por unos meses, aquí en LA., con un profesor que ha sido A&R tanto en Europa como en USA y no