Cutaway Guitar Magazine CUTAWAY 68 - Page 25

EL PRIMER DISCO No recuerdo exactamente cuál fue el primer disco que grabé, completo, si a eso te refieres. Sin duda, debió ser en la época que mencione antes. En el estudio de grabación que había en Guadix y en el que pasé tanto tiempo. Se hacían demos, discos, jingles, singles… en multitud de ocasiones, ¡no se sabía dónde terminaba la demo y empezaba el disco! (Risas). Grabé gran cantidad de proyectos, de muy diferentes estilos musicales, y de forma continuada, en ese lugar. Lo interesante, para mí, de esa experiencia, fue la de tener que imaginar y desarrollar una forma de trabajo sin información exterior de ningún tipo. En esa época aún no se disponía de internet (vendría unos pocos años más tarde), es una localidad pequeña en la que no había músicos con los que compartir información. Lo que hacíamos era escuchar discos que nos gustaban e imaginar como habían conseguido todos esos detalles que nos llamaban la atención. Recuerdo hacer eso con varios discos (CDs en esa época) que llegaron a nuestras manos. Álbumes como “Hourglass” (‘97) de James Taylor (producido por Frank Filipetti) o “Seal” (‘94) de Seal (con Trevor Horn en la producción). Cuando me trasladé a Madrid, considere, por un tiempo, que esa falta de formación similar a otros músicos con los que trabajaba, llamémosle estándar, era un lastre. Actualmente considero que esa creatividad, por necesidad en esa época, es la semilla de lo que llama la atención a algunas personas en mi forma de interpretar música hoy día. Giraste con Bustamante en la etapa más mediática o al menos más novedosa de OT ¿Qué recuerdas de aquello? Antes de contestar, permíteme que haga una pequeña rectificación. En la época en que gire con David y fui su director musical, si fue su época más mediática pero no la de OT. En esa época, ya se les denominaba como “ex-triunfitos", imagino que algún lector recordara. Como dices, y en mi opinión, fue la época más mediática de David y creo que en la que mejor se encontraba. Kike Santander supo, como en muchas otras ocasiones, hacerle un álbum a medida y se notó en éxito de ventas y como artista. Mi recuerdo es muy bueno. Fue una gran oportunidad, que me confirmó en el panorama nacional como músico “a tener en cuenta”. Era muy joven, lo cual hizo que aprendise mucho y rápido, no sin falta de sufrimiento (risas). Siempre le estaré agradecido a David. Aprendí no solo musicalmente, tocando siempre con los mejores músicos nacionales, si no también del “music business”. Viví en todos esos años y de forma condensada e intensa la mayoría de aciertos y fracasos que se pueden dar en este ámbito. Siempre he considerado mi trabajo con él mi “universidad’ en el music business. Sin todo ese proceso nunca tendría todos los éxitos profesionales que me están ocurriendo y los que llegarán. ¡Gracias David! ¿Cómo fue tu primer contacto con la ciudad de Los Ángeles a nivel musical? Mi primer contacto con Los Ángeles fue en el año 2006. Fue la primera vez que lo visite, por invitación de Mayte Leturiaga (CEO de Letusa). Fue en Enero, en el NAMM show. Puedes imaginar, la primera vez y estar inmerso en un evento como ese. Fue muy motivador. La gran mayoría de mis “héroes musicales” han tenido su origen en LA. Eso me hizo tener gran curiosidad por este sitio y no solo su música, si no la vida aquí, la mezcla de culturas, los lugares, la historia de la industria cinematográfica, etc. A partir de ese momento, visité Los Ángeles, cada año siguiente, asistiendo a NAMM y permaneciendo, usualmente, un mes más. Lo considere mi periodo de vacaciones entre tours acompañando artistas en España. Aprendí mucho, me motivo más aún y siempre lo consideré como posibilidad en un futuro próximo. entrevista 25