Cutaway Guitar Magazine CUTAWAY 68 - Page 24

Como simple oyente. Es grandísima mi admiración por Mr. Satriani. No solo como guitarrista sino como músico. Tantos detalles en ese disco: de producción, efectos, arreglos... una obra de arte. El tema inicial, de título homónimo, siempre ha sido un referente para mí. Siempre que lo escucho, pienso en una persona contando una historia, muy excitante, transportándote a otro lugar. En el segundo CD se encuentra la versión en directo de “Rubina” (quizás, mi tema favorito de Satriani). Y esa, en mi opinión, al igual que la de otros muchos fans, es la mejor versión que ha interpretado de ese tema. Hace unos meses tuve la suerte de conocer y compartir mesa con Matt Bisonette. Hablamos de este álbum y esa conversación completo un ciclo personal para mí. ¡Gran experiencia! ¡Soy gran fan! Sin haber escuchado a Satriani, no tocaría la guitarra eléctrica como lo hago hoy día. ¡Le debo mucho! 24 Cutaway Magazine /68 - Toto “Tambu” (Legacy, 1995). A este álbum llegue, curiosamente, por un tema que no tenía mucha guitarra, pero que siempre me ha parecido uno de los mejores de Toto. Se trata de “I Will Remember”. Toda una clase de producción y buen gusto de parte de algunos de los mejores músicos del mundo. Descubrir a Steve Lukather supuso entrar de lleno en el sendero de ser músico de sesión o músico profesional. Antes de eso, solo consideraba la música como afición. Lo que más me llamo la atención sobre Mr Lukather fue la capacidad que tenia de tocar todos los estilos y aportar tanto a una canción, y con tanto gusto y pasión. En ese disco, hay hard rock, pop, cantautor, funk, fussion, instrumental, country... todo tipo de música, interpretada con un gusto exquisito. Siempre quedaba hipnotizado con el solo de “Gift of Faith” o el groove de “The Turning Point”. - Allan Holdsworth “Hard Hat Area” (Polydor, 1993). ¿Qué se puede decir de Allan Holdsworth sin quedarse corto? Este álbum posiblemente contenga el Allan menos “out” y más reflexivo o contemplativo de todos sus álbumes. Este álbum me enseñó a intentar ser personal y no disculparse por ello. En este álbum, Allan puede ser la persona más compleja o la persona más adorable, musicalmente hablando, y pasar de una cosa a otra en segundos. Algo que siempre me ha llamado mucho la atención y gran parte de mi atracción por este album, es la mezcla, realizada por Gordon Davis. Considero “Low Levels High Stakes” una de las obras de música contemporánea más importante del siglo XX. La entrada al estilo raveliano, el piano cargado de influencias de Debussy y Bill Evans, con algún tinte flamenco incluso. El solo de Allan es simplemente una obra maestra en todos los aspectos. Un solo a estudiar, como se estudian los de otros referentes como Wes Montgomery.