Cutaway Guitar Magazine CUTAWAY 63 - Page 46

PÚA ¡Es el elemento que hace vibrar las cuerdas! Y sí, es tan importante como parece al verlo descrito de esta forma. Es muy interesante escoger la púa que más nos convenga en cada momento y con la que podamos conseguir el sonido que buscamos. No es necesario gastarnos cantidades estratosféricas en púas de materiales rimbombantes si no queremos, pero sí experimentar con diferentes durezas, materiales, tamaños y formas para tener un buen conocimiento de las opciones disponible. Yo no suelo utilizar un sólo tipo de púa, voy variando dependiendo de lo que quiera tocar e incluso de la época. Hay momentos en los que estoy más a gusto tocando con púas muy blandas, y otros en los que prefiero más grosor. El sonido varía enormemente de unas a otras. También cambia dependiendo de la forma en qu e cojamos la púa y del ángulo y la fuerza con que ésta impacte en las cuerdas ¿Todo un mundo verdad? Experimenta, prueba todas las posibilidades que se te 46 Cutaway Magazine /63 ... Si queremos tener un gran tono debemos cuidar y mimar nuestras cuerdas ... ocurran y te garantizo que notarás una mejora en tu sonido y en el control de tu pulsación. CUERDAS ¡Son el elemento que vibra, así que podemos decir que son el origen de nuestro sonido! Si queremos tener un gran tono debemos cuidar y mimar nuestras cuerdas. Es importante cambiarlas con la suficiente frecuencia para que su sonido no llegue a degradarse mucho. Límpialas entre cambio y cambio con algún producto especial y durarán más tiempo en buen estado. Yo uso Dunlop Formula 65 String Cleaner pero en el mercado puedes encontrar infinidad de productos similares de muy buena calidad Asimismo es súper importante escoger las cuerdas adecuadas para nuestra guitarra puesto que el sonido puede variar enormemente de un modelo a otro. Con esto no quiero entrar a valorar qué marca creo que tiene más calidad, me refiero al material del entorchado sobre todo. Las cuerdas más gruesas están recubiertas de una aleación de acero y níquel habitualmente. La proporción de cada metal determina enormemente el tono de la cuerda. Cuanta más proporción de acero tenga, más brillante sonará, y por el contrario, una mayor cantidad de níquel nos dará un sonido más cálido y oscuro. Si tenemos, por ejemplo, una Strato de fresno que nos suena demasiado brillante podemos controlar ese exceso de agudos con unas cuerdas con más contenido de níquel. Por otro lado, hacer que una Les Paul que se caracteriza por su sonido pastoso y predominante en medios suene algo más clara y viva es fácil con unas cuerdas aceradas. Como ves, con un simple cambio de cuerdas se pueden hacer maravillas. ALTURA DE LAS PASTILLAS Quizá pueda parecer algo poco importante, pero la distancia que hay de las pastillas a las cuerdas influye muchísimo en el sonido que entrega nuestra guitarra. Cuanto más cerca estén, más volumen dará el instrumento y viceversa, pero también afecta al tono. Por ejemplo, si la pastilla está excesivamente cerca de la cuerda el propio campo magnético de las piezas polares afectará a la vibración de la misma y eso variará su comportamiento. No quiere decir que sea malo, simplemente debemos conocer esa característica para saber si nos interesa. Yo suelo ajustar las pastillas bastante bajas, es decir, lejos de las cuerdas porque de esta manera me suena un poco más natural y con algo más de aire. Además siempre pongo el extremo superior de la pastilla (el que recoge las cuerdas graves) un poquito más abajo que la parte contraria, para tener un sonido más equilibrado.