Cutaway Guitar Magazine CUTAWAY 59 - Page 47

Para ello se sustituyen acordes de la progresión por otros que provienen de la misma tonalidad (diatónicos) o de fuera de la misma, aportando tensiones a la progresión. (Se llaman tensiones a las alteraciones de las extensiones: 9, 11, 13 son extensiones sin alterar, pero si las aumentamos o disminuimos medio tono se convierten en tensiones o alteraciones, b9, #9, #11, b13.) Veamos algunos ejemplos comunes: 2- Arpegios: Improvisar con los arpegios dados por la progresión es la manera más eficaz de hacer sonar los cambios de acorde. Sin embargo puede resultar algo mecánico al oído si nos limitamos a tocar exclusivamente los arpegios provenientes de la progresión. De ahí que a partir de los años 40, los músicos de bebop empezaran a aplicar la técnica llamada “Uso de Arpegios Secundarios” o “Sustituciones Diatónicas”. El objetivo de esta técnica es el de obtener estructuras melódicas consonantes (arpegios) que incluyan las extensiones y tensiones de los acordes de la progresión original, es decir, las notas de color que se sitúan por encima de la séptima del acorde: Novenas, Oncenas y Trecenas. Esta frase muestra una elección de arpegios secundarios o sustitutos muy comunes en el fraseo bebop. Vemos que para Dmin7 tenemos un arpegio de FMaj7, que aporta la tercera menor, quinta, séptima menor y novena a D, siendo Dmin9 el sonido resultante. Para G7 usamos Bm7b5 que, al igual que en el caso anterior, trae la tercera, quinta, séptima menor y novena a G, convirtiéndolo en G9. La resolución viene dada por un arpegio de Emin7, aportando la novena al acorde de CMaj7. didáctica 47