Cutaway Guitar Magazine BAJOS Y BAJISTAS 48 - Page 34

Pese a parecer demasiado obvio para alguno de vosotros, es de vital importancia para mantener en buenas condiciones tu preciado instrumento. Así mismo, para los más técnicos, abordaré el tema de las siliconas de los limpiadores ¿son realmente tan nefastas? B&B MAGAZINE #48 La suciedad que se acumula en los instrumentos consiste en: 1 Polvo o partículas sólidas. 2 Grasas que provienen o bien de nuestro cuerpo o bien del ambiente en el que se encuentra la guitarra. 3 Combinación de las dos anteriores. Respecto al polvo o partículas sólidas, es importante retirarlo primero del instrumento antes de realizar una limpieza. Las partículas sólidas, al ser removidas por el trapo pueden arañar el acabado, especialmente visible en guitarras negras u oscuras. Para quitar el polvo o partículas sólidas lo mejor es pasar un plumero muy suave retirando la mayor cantidad posible de los mismos. En muchas ocasiones, un bajo que no se haya tocado pero que ha estado fuera del estuche un tiempo puede ser limpiado simplemente con un plumero. De la misma manera, el frontal de la pala (donde está el logotipo de la marca) no suele tener mucho contacto con los dedos y se suele limpiar bien sólo con el truco del plumero. El sistema de limpieza es distinto para bajos en brillo o en mate. Bajos acabados en brillo Una vez retirado todo el polvo posible, quedará por limpiar la grasa y lo peor, la combinación de grasa y restos sólidos. Para limpiar estos dos utiliza un limpiamuebles común sin ceras. No tengo nada en contra de los limpiadores específicos de instrumentos, pero son más caros y el limpiamuebles hace perfectamente su labor. 1 Aplica una cantidad generosa. 2 Déjalo actuar 2 minutos para que se ablande la suciedad. 3 Retira la pátina con un papel higiénico y con mucha suavidad. Es importante evitar los típicos movimientos circulares para no arañar el acabado. Nuestro objetivo es que la suciedad se quede en el papel higiénico, no removerla por todo el instrumento. En cada pasada que hagas, utiliza una zona limpia del papel higiénico. Presta especial atención a la limpieza de los recovecos (alrededor de los mandos de potenciómetro, puente, etc.). 4 Una vez que tenemos la superficie bien limpia llega el momento del abrillantado, para lo cual nos valdremos de una gamuza o bien un trapo de algodón suave. Como producto de limpieza utilizo abrillantador Autoglym profesional, de difícil compra para vosotros, aunque un limpiador de muebles sin ceras o un limpiador específico para guitarra os servirán igualmente. En el abrillantado, el movimiento será, ahora sí, el circular habitual en limpieza. Así mismo, también podemos ejercer presión al limpiar para conseguir un brillo perfecto. Bajos en acabado mate Las bajos lacados en mate (sin brillo), muy de moda en la actualidad, representan un reto y un compromiso en su limpieza. El problema que representan es que aplicando los métodos y productos de limpieza habitual se produce un abrillantado a medio/largo plazo del acabado. Los resultados finales son un instrumento satinado o brillo por zonas y mate por otras. Este resultado es antiestético e indeseable, especialmente en colores oscuros. El abrillantado se produce por la conjunción del pulimentado con el trapo y los abrillantadores de los limpiadores.