Cutaway Guitar Magazine BAJOS Y BAJISTAS 48 - Page 22

Los pedales que salen de esta factoría neoyorkina fundada en 1968 por Mike Matthews están entre nuestros favoritos. Esto no se debe únicamente a que están construidos como un tanque y suenan muy bien, sino a que el enfoque tremendamente innovador de esta compañía da como resultado que año tras año saquen al mercado unidades de efectos totalmente únicas y originales que ponen a nuestros pies una auténtica fuente de inspiración. En otras palabras, son pioneros, atrevidos y crean tendencia. En el número anterior de Bajos y Bajistas analizamos a fondo el previo Batallion y lo enmarcamos dentro de la familia más práctica y de uso diario de Electro Harmonix. Hoy le toca el turno al nuevo Bass Mono Synth el cual lo incluiríamos dentro de la sección de pedales más creativos de esta empresa. alcance una serie de parámetros que se encargan de modular directamente la señal de nuestro instrumento en un modo similar al que un sintetizador analógico modifica una forma de onda. Sin embargo al crear el Bass Mono Synth se ha optado por dotar al pedal de unos sonidos prefijados sobre los que tenemos un cierto control. Es por Cuando decimos que se trata de un pedal tanto un pedal más sencillo de manejar creativo es sencillamente porque en y que también nos permite obtener un cuanto conectas tu bajo a él y lo activas, resultado estupendo sin ningún esfuerzo. es imposible no empezar a crear líneas realmente divertidas. De hecho este es Es cierto que nuestra capacidad de un de esos efectos que nos hace tocar de modificar parámetros se ha reducido si modo distinto al habitual y nos abre las lo comparamos con el Bass Micro Synth, puertas de nuevos terrenos. pero es justo decir que los ingenieros de Electro Harmonix han dotado al Bass Dado que tenemos al lado el mítico pedal Mono Synth de unos sonidos tan buenos Bass Micro Synth de esta misma casa, que lo más probable es que no eches en vemos que pese a perseguir el mismo falta esa capacidad extra de control. De objetivo, que no es otro que el de poner hecho este pedal en realidad le hará la en nuestras manos sonidos de bajos vida más sencilla a muchos bajistas, ya sintetizados, el modo de conseguirlos que el resultado final es impecable. Ah, es muy diferente, como diferente es el y todo ello manteniendo características resultado sonoro también. En el caso tan interesantes de esta marca como son del Bass Micro Synth, tenemos a nuestro una construcción realmente robusta, un B&B MAGAZINE #48 funcionamiento absolutamente libre de ruidos y un precio más que ajustado. Tenemos una entrada para el bajo, una salida que mezcla la señal original y la sintetizada así como una salida específica para el efecto, pudiendo llevar cada señal a un amplificador o un canal de un mezclador. Además nos encontramos con una entrada para un pedal de Expresión externo que nos permitirá modificar un parámetro en cada uno de los 11 sonidos disponibles en este pedal. Un interruptor se encarga de poner la unidad en bypass y otro nos da la posibilidad de almacenar un preset sobre cada uno de los 11 sonidos que guarda la posición exacta de los 4 potenciómetros. Para guardar un preset tan sólo tienes que pulsar dicho interruptor durante 3 segundos y esperar a que la luz parpadee, así de simple. Es importante destacar que, tal y como el nombre del pedal indica, es su funcionamiento es monofónico, de modo que si pulsas más de una vez en tu bajo, el resultado será imprevisible. Lo cierto es que los sintes clásicos de los 70 e incluso primeros de los 80, los sintes eran monofónicos y carecían de teclado sensitivo, algo que viene bien tener en cuenta a la hora de usar este pedal. El tracking es bueno (ahí juega un papel importante el control Sens) pero hay que cambiar un poco el modo de pensar a la hora de tocar. En cuanto te pones en modo “sinte monofónico”, la cosa funciona. También ayuda pulsar con cierta autoridad o bien usar una púa. En cuanto a los potenciómetros en sí, nos encontramos con dos controles de Volumen: Dry para nuestro bajo y Synth para el sonido sintetizado. Sens se encarga de ajustar la sensibilidad óptima para disparar los sonidos internos (esto será diferente con cada bajo y cada forma de tocar, cambiando el LED de verde a naranja cuando la señal de entrada es excesiva), mientras que Ctrl