Cutaway Guitar Magazine BAJOS Y BAJISTAS 47 - Page 14

Desde hace años el gusto por lo vintage ha convulsionado el mercado de segunda mano de instrumentos musicales. La irrupción del coleccionismo e incluso de la inversión, ha conseguido que los precios de los instrumentos añejos hayan aumentado considerablemente, de manera que el poder poseer una guitarra o un bajo anterior a los años 70 se ha convertido en una quimera para la mayoría de los músicos. Existe la creencia no confirmada al cien por cien claro está, que para conseguir un sonido característico de los años 60 e incluso 70, es casi imposible sin un instrumento o amplificador de la época, ya sea porque son los que se usaban entonces o porque las maderas de aquella época han mejorado con el paso del tiempo al secarse y ser tocadas durante años. También porque las maneras de fabricar entonces eran de la forma que eran -no quiere decir que peores o mejores que las actuales- pero seguramente con protocolos menos automatizados que hoy en día. El aumento desmesurado del precio de estos instrumentos tanto como la escasez de ellos, ha favorecido un incremento de la demanda de los mismos y ya que tenemos demanda, pues siempre hay alguien dispuesto a satisfacerla con mayor o menor eficacia por supuesto. El bajo que hoy nos ocupa es la manera de enfocar la recreación de este tipo de instrumentos por parte de Bill Nash. Nash es un fabricante norteamericano que se dedica a realizar instrumentos clásicos, intentando reproducir las características esenciales de los mismos, dotándoles de un aspecto envejecido como si por ellos hubiera pasado realmente el tiempo y un uso continuado. Vamos a comentar el modelo tipo Jazz Bass. Todos sabemos que el diseño original de este bajo es Fender y ese es el punto de partida. Pala, mástil, diapasón Con el diseño clásico, está realizada en arce al igual que el mástil puesto que son la misma pieza de madera, en ella se alojan las clavijas Gotoh GB640 Open Gear Nickel, envejecidas en línea y en la parte anterior un retainer para ayudar conducir perfectamente las dos primeras cuerdas a su destino. Se observa un decall con el logo de la marca, en la parte posterior la firma de Bill y en el perfil su número de serie. El acabado es en laca nitrocelulosa como todo el instrumento. La cejuela es de tusq. El mástil ya hemos comentado es de arce con un perfil en “C” de un grosor medio y el diapasón de palorrosa, el fabricante especifica que tiene un radio de 10”. El tacto es muy agradable, aquí se observa ya el trabajo de envejecimiento y la ausencia total de nitro como si el bajo hubiera estado muy “tocado”, la mano desliza con total comodidad, similar a un Jazz Bass sesentero. B&B MAGAZINE #47