Cutaway Guitar Magazine BAJOS Y BAJISTAS 47 - Page 10

Musicman Stingray. Este es, de hecho, uno de los bajos donde más diferencia hemos notado entre esos dos modos de bobinado. Ambos sonidos son absolutamente de primera, pero en función de tus gustos personales y el proyecto en el que estés (o el momento puntual dentro de una canción) descubrirás que prefieres usar un modo u otro. las pastillas en modo Single Coil descubrimos que realmente lo son, es decir, que entregan un sonido absolutamente clásico que recuerda a bajos de la década de los 60. Puede parecer sorprendente un sonido tan tradicional en un bajo de corte actual, pero es que en realidad este es uno de los sonidos más prácticos y más usados de las décadas pasadas. La pastilla del puente tiene un carácter incisivo pero con cuerpo que funciona perfectamente tanto con el tono abierto como cerrado (terreno Jaco instantáneo). La del mástil por su parte exhibe un cuerpo y una redondez tremendas, funcionando de maravilla para estilos clásicos en onda Motown así como Rock de todo tipo. La mezcla de ambas patillas como era de esperar produce un sonido ligeramente más hueco (por la ligera cancelación de fase natural) que podría funcionar de maravilla en casi cualquier estilo. En este caso la situación de las pastillas en el cuerpo del bajo es tan importante como el bobinado de las mismas a la hora de conseguir un timbre u otro B&B MAGAZINE #47 y nos alegra comprobar que Fodera realmente saben lo que hacen al usar estas Duncan Custom en esa posición. Por cierto, cuando decimos que el modo Single Coil realmente lo es nos referimos a que a diferencia de otras pastillas Humbucker que pueden convertirse a Single donde básicamente obtienes el mismo sonido pero con diferencia de volumen al cambiar de modo, en este caso el modo Single lo es al 100% y suena como tal, no como una humbucker con menos volumen. De hecho si usamos una pastilla sola en modo Single y nos situamos cerca del ampli escucharemos ruido de 50Hz. Es decir, no se trata de pastillas Noiseless o Stack que cancelan el ruido pero suenan diferentes, sino que son 100% Single Coil y por eso suenan así de bien. Cuando usamos el interruptor para pasar a modo Humbucker, obtenemos inmediatamente un sonido más moderno, con unos medios-agudos más pronunciados y un carácter que nos recuerda en cierto modo a un Activamos ahora el magnífico previo Mike Pope y sin usar nada de EQ lo que obtenemos es un ligerísimo realce de la señal que aumenta la presencia de las notas. La diferencia de volumen entre Activo y Pasivo es mínima, pero esta es ajustable usando un potenciómetro interno en el previo. A partir de ahí, las 3 bandas de EQ hacen su labor a las mil maravillas, que es precisamente lo que esperábamos: los graves llenan de un modo poderoso el espectro sonoro más bajo pero sin ensuciar nunca el sonido, los agudos aportan un toque extra de brillo si lo necesitas y aumentan el detalle de cada nota. Mención aparte merecen los medios, que puedes seleccionar para que actúen sobre 400Hz ó bien 800Hz en función de tus gustos. Los usos de la EQ son tremendamente personales, pero no nos resistimos a hacer algunas sugerencias que nos encantan: usando ambas pastillas en Single con un pequeño realce de graves conseguimos el mejor sonido de Slap que hemos escuchado en mucho tiempo (al tiempo que es un sonido válido para todo, ciertamente). Si recortas un poco los medios en 800Hz obtienes un sonido de slap moderno perfecto. Usando sólo la pastilla del puente en modo humbucker con un ligero realce de medios en 400Hz y el tono un poco recortado obtenemos un sonido solista excepcional donde hasta las líneas más rápidas y los solos vertiginosos parecen ser más fáciles de tocar. Si usamos sólo la pastilla del mástil en modo Humbucker con realce de graves y agudos moderado da como resultado un sonido de rock poderoso. La mezcla de ambas pastillas en Single con un ligero recorte de graves y realce de agudos se nos antoja ideal para tapping ya que hasta las líneas o ritmos más cargados de notas se entienden de maravilla. Y así podríamos seguir todo el día…