Blablerías N°8 - Noviembre 2013 - Page 6

* 6

Lo componen cuatro historias de personas que hoy tienen alrededor de treinta años, a los que les robaron la identidad cuando eran muy chicos, durante la dictadura militar: Manuel, un bebé escondido por su madre en un placard lleno de almohadas; Jimena, que a los ocho años conoció a su abuela Darwinia; Victoria, que se reconoció un día en la foto de su madre en el diario y pudo reencontrarse con su hermano Marcelo; Sabrina, que todavía hoy busca a su mellizo.

Pensé en entrevistar a los editores, a los cuatro escritores y a los cuatro ilustradores, pero luego me pregunté para qué molestarlos si en el libro se encontraban todas las respuestas. Por ejemplo, a los editores les hubiera preguntado el porqué de esta obra, y allí leo:

“El mayor deseo de los que hicimos este libro tiene que ver con que el futuro que te toque vivir como adulto sea más feliz y más justo, y como es imposible edificar algo así sobre el barro de la mentira, te contamos y esperamos que cuentes estas historias para ayudar a quienes todavía viven angustiados o confundidos, entre las dudas de sus orígenes.”

Después de cada cuento, los autores relatan el o los encuentros con los verdaderos protagonistas de estas historias. Allí se puede decir que contestan todas mis preguntas.

encima de nuestras realidades y posibilitaron un encuentro de emociones que recordaremos siempre. (…) Así escribí ‘Manuel no es Superman’: con ganas de justicia, emoción, alegría, con fianza y libertad.”

Iris Rivera escribe “¿Sabés, Athos?”, la historia de Jimena, desde la niña que habla con su perro.

María Wernicke es la ilustradora.

“Eso sí, tanto acá como allá, Jimena-Romina tenía un perro. Eran dos perros en realidad, eran dos escuelas, eran dos familias, eran dos grupos de compañeros… Sin embargo esta nena que empezó a vivir dos vidas, en ningún momento dudó de que ella era una sola persona. Una sola persona enojada, furiosa, dolida que sufrió y sigue sufriendo de una vida que no cierra.”

de Victoria y de Marcelo, en que a pesar de todo lo que les pasó aquí están, fuertes como dos árboles en medio de una tormenta, organizando sus vidas y cuidando también a otros, porque los dos tienen hijas. Me pregunto cuánto tendrá que ver en eso que hayan nacido de padres valientes, que tengan abuelos y tíos que no dejaron de buscarlos y que se hayan criado en casas de personas sencillas, de gran corazón.”

Mario Méndez escribe “Querido Melli”, ilustrado por Pablo Bernasconi.

Mario elige la carta como formato para contar la historia de Sabrina, la única en el libro que no tiene un cierre “feliz”.

Literatura

as

El miércoles 9 de octubre fui a la presentación de Quien soy (o ¿Quién soy?), Relatos sobre identidad, nietos y reencuentros en la Biblioteca Infantil y Juvenil La Nube. Y me fui pensando que este libro merecía una doble página en .BlaBlerías..

Paula Bombara es la autora de “Manuel no es Superman”, ilustrado por Irene Singer. Y dice: “Nuestras historias, las de todos nosotros [Las Abuelas, Manuel y su familia y ella misma], flotaron encima de nuestras realidades

María Teresa Andruetto toma la historia de “Los hermanos”, que ilustra Istvansch. Y confiesa: “Pensé mucho en el amor entre hermanos (…) Pensé también en la fortaleza de Victoria y de

Rasguña las piedras

de Charly García, por Nito Mestre , orquesta y coro

¿Quien soy?

Marita von Saltzen