Blablerías N°7 - Septiembre 2013 - Page 8

Una maga en escena

Crónica

ANA MARÍA BOVO es una de las narradoras más exquisitas de la Argentina. Como bien dice Carmen Martín Gaite: "Cuenta bien quien ha mirado bien...quien sabe coser la verdad con los hilitos de la mentira".

omingo de julio, noche muy fría, encuentro de amigos, ¿qué hacer? Y allá vamos... desde Clásica y Moderna nos convoca Ana María Bovo; una mesita lo más cerquita posible , una rica cena y un brindis por ella , por nosotros y por su capacidad de alimentar nuestra capacidad de asombro.

Bajan las luces, aparece ella. No camina: se desliza esta arañita ciudadana. ¡Nos mira a todos! Entreabre los labios, sonríe. Sus ojos y sus manos hablan. Nos transporta ora a la infancia, ora a nuestros sueños adolescentes, al primer beso, a un amigo que parte, a un amor que llega. Es como un viento fresco y suave.

Habla de su infancia en la casa de su abuela y de cómo elegía el candelabro con luz de faro para ir hasta el baño, y de la espera paciente del otro lado de la puerta de la anciana que luego mojaba su mano en la palangana y le refrescaba la frente para regresar juntas a la cama grande. Los corazones laten tic..tac..tic..tac y ella, consciente de nuestro regreso a los años felices, teje una telaraña de relatos, nos envuelve y nos cobija.

Maestra en relatos de familia, nos transporta magistralmente al jardincito de su madre. Sonrío por la analogía con mi tía Celina: ¡no había brote que se le resistiera! Y sin darnos respiro, al instante, Ana trae a su padre y a su bosquecito de cerezos con los que él hacía los muebles, a su apasionamiento por sacar lustre a los zapatos hasta espejarlos mientras escuchaba el partido de fútbol. También nos trae a aquella señora que aparece en el momento justo y le resuelve esa tarea del punto richelieu que la tenía al borde de la desesperación.

Los personajes en la voz e interpretación de esta maga demuestran una sobrehumana capacidad de amor. Ella nos hace amarlos y eso conmueve profundamente, como cuando en un pase de magia nos sienta en la butaca de un cine imaginario y nos hace ver, a través de su mirada, sus gestos y su voz, películas memorables. He visto, a través de ella, una y mil veces “Notting Hill” y siempre es la primera vez. Y reafirmamos lo que decía Ray Bradbury: "Todos mis cuentos se pueden filmar al pie de la letra. Cada párrafo es una toma". Ana María Bovo nos hace sentir como Alicia en el país de las maravillas. Y la música la puebla, la nutre y profundiza el sentido de la puesta.

Ana María Bovo es una apasionada y fuente de inspiración en el arte de narrar, una maestra de la palabra en sus dos artes, la oratoria y la escritura. Ana María Bovo es una gran ilusionista.

¿Qué sentido tiene contar sobre ella? Dejemos que sea ella la que cuente...

por Marta Ludueña

Más foto-relatos en www.anamariabovo.com.ar

D

* 8