Blablerías N°3 - Abril 2013 - Page 6

* 6

Rompecabezas

as

ANTONIO GONZÁLEZ BELTRÁN

Adiós a un grande

Fue hombre de teatro Y narrador, pero también hermano, padre, marido, amigo, maestro.

Armemos entre todos al inolvidable Antonio González Beltrán, que seguirá con nosotros para siempre.

Y AQUÍ

EN SU VOZ

"EL RATONCITO"

otras aventuras. Entonces, me quedo aquí, eso sí, con el amor que se transforma y transciende, con la experiencia de un hogar y una gran familia en esa nuestra vida tan intensa, nómada y divertida.

Buen viaje, mi aventurero.

MI MAESTRO por José Manuel Garzón

Llegué a La Carátula con 18 años pidiendo a gritos por hacer teatro. Antonio me regaló el libro "Teatro Furioso" de Francisco Nieva y me dijo: “Cuando te lo leas hablamos”. Y hablamos mucho de aquel libro y de tantos otros, y hablamos y hablamos. LLegué con 18 años, pero mi primera actuación con La Carátula fue a los 20. Presencié muchos ensayos, leí muchos libros y desgasté más de una escoba barriendo la sala del teatro. Gracias, Antonio.

MI COLEGA por Florina Piña Cancino

Antonio era filólogo y se notaba. Su amor por las lenguas transversalizaba su trabajo escénico. Como narrador oral, el espectador celebraba la polisemia de sus palabras, frases y gestos; porque también Antonio contaba con las cejas, los ojos, las mejillas en doble o triple sentido... Por su historia de vida dominó el español y el francés, comprendía el argelino y reproducía el venezolano en sus usos y costumbres. Y como era ciudadano del mundo, bien se entendía con todos... Era un Señor de Palabra en el más amplio sentido de la filología, y en el otro, también.

MI HERMANO PEQUEÑO

por Nazario González Beltrán

Mi hermano, el pequeño durante más de quince años hasta que nací, ha sido mi héroe y mi modelo toda mi infancia, mi maestro, mi amigo, mi compinche, mi hermanico. Y ahora, después de tan cruel viaje, me ha dejado en herencia una gran familia universal queridísima y un compromiso que asumo y defiendo. Comiéndome la rabia y las lágrimas por no poder volver a discutir con él y luego abrazarnos. ¡Con lo bien que lo hacíamos!

MI PADRE por Andrés González Sánchez

Mi padre lloraba la ternura del hombre grande que llueve palabras tragicómicas, que graniza cantos tribales, que nieva saludos al sol. Mi padre hacía, no sólo decía, accionado como por una palanca invisible que lo catapultaba siempre arriba, ahí donde se encuentra el resto de seres felices, embriagados de vida, contagiados de felicidad y perfección poética.

MI AMIGO por Cristina Maciá Mateu

Antonio es parte de mí. Ha sido mi enamorado, mi marido, el padre de mi maravillosa hija, mi maestro, mi compañero, pero sobre todo ha sido mi amigo. Me ha transmitido el amor al teatro, me ha regalado un mundo de cuentos y una valiosa herencia de amigos queridos en medio mundo. Hemos compartido alegría, compromiso, tesón, honestidad, locura, pasión, juego, libertad y mucho amor.

MI AMOR por Ana Torrellas Quinteros

¿Cómo despedir al que habita en mi corazón desde hace tanto tiempo? El barquero me ha dicho que yo me tengo que quedar en esta orilla y que él te llevará amorosamente, ¡ay, mente!, a