Blablerías N°12 - Octubre 2014 - Page 9

* 9

En Córdoba

ue un martes 13, allá por junio de 1996, cuando se fundó lo que es hoy El Andén de los Juglares. “Martes 13 no te cases ni te embarques” y, sin embargo, como haciéndole frente a las supersticiones, los juglares se reunieron lo mismo; total, iban a hablar de poesía y la poesía lo exorciza todo.

Así fue como un grupo de escritores y poetas cordobeses iniciaron el ritual de juntarse martes tras martes para leer, contar y cantar. Habían encontrado una manera común de hacerle frente al letargo cotidiano de vivir sin magia, y la palabra era el vehículo perfecto para conseguir darle forma al milagro.

Cuando llegué al Andén de los Juglares en el 99, estaba recién tanteando el mundo del arte. Alguien me habló de esta reunión de escritores y en el acto me enamoré del nombre y de la aventura de participar en un espacio que parecía mágico.

Al llegar, todo fue mucho más inverosímil de lo que esperaba: tantos escritores juntos, tanta alegría, tantos aplausos. Ese presentador -Eduardo Chaves-, tan talentoso y tan cálido Y de pronto yo, en medio de ellos como uno más. Fue un verdadero shock. Fue fuerte. Sigue siendo fuerte para la mayoría que llega por primera vez al Andén; al verlos disfrutar y encantarse (literalmente) mientras transcurre la noche, yo revivo aquella experiencia mía del 96 y sé lo que sienten.

Es que El Andén tiene la virtud de regalarnos dos minutos de gloria cada martes, y uno vuela, planea, descubre que lo puede casi todo. Porque sentirse escuchado, aplaudido, mirado a los ojos y entre pares (más allá del valor del texto dicho que puede ser más o menos bueno), es redescubrirse humano, es sentirse querido y eso, eso no tiene precio.

Han transcurrido dieciocho años desde aquel martes 13. Además de sostener en forma gratuita nuestra reunión semanal, llevamos publicadas nueve antologías, visitamos, sin fines de lucro, cárceles e instituciones solidarias. No tenemos el apoyo ni el reconocimiento del municipio; al contrario, este año hasta nos dejaron fuera de la Feria de Libro. Sin embargo, tal parece que lo que no te mata te fortalece: hemos pasado tormentas, diluvios y tsunamis, pero también deliciosas primaveras. Sostenernos no ha sido fácil, pero lo hicimos. Hasta nos han nominado este año como candidatos a recibir el Premio Cultura 400 años Universidad de Córdoba.

El secreto fue tomarnos de la mano cuando el piso se movía. Muchos se fueron a andar otros caminos y otros todavía van y vienen. Quedan pocos compañeros de aquella primera hora: Eduardo Chaves, su coordinador y referente, Marta Guzmán, pilar indiscutible, yo misma que ya llevo 15 años, Sara Gutiérrez Grau, Silvia Cécere y otros que fueron llegando y se quedaron como Jorge Ortiz, Mely Almada, Reynaldo Farías, Ramón Flores, Alicia Fantelli, Irma Varela. Vivi Aguirre, Susana Ruíz, Silvia Nataloni, Eduardo Quiroga.

Todos nosotros -desde la música, el cuento y la poesía- junto al público que llega cada martes (algunos asiduos concurrentes; otros, visitantes espontáneos que recién nos descubren) hacemos de esta tradicional reunión cordobesa con micrófono abierto un espectáculo mágico, único e irrepetible.

Por eso, si es martes y pasás por Córdoba-Argentina, ¡sumate al milagro y vení al Andén! Siempre te estamos esperando.

por Alejandra Oliver Gulle

www.alepepa.com.ar

F

Un milagro llamado

EL ANDÉN DE LOS JUGLARES

El lugar donde nací.

De der. a izq.: Eduardo Chaves, Marta Guzmán y Reynaldo Farías

Eduardo Chaves, creador y coordinador del Andén de los Juglares