Blablerías N°12 - Octubre 2014 - Page 8

* 8

En la pista de la vida

Cuento

por Vivi García

vivitecuenta.blogspot.com

irenescalabrelli.blogspot.com

Melancólico Atrás era un tipo gris. Como apagadito. Claro que no estaba opaco todo el día: alrededor de las siete de la tarde se despabilaba, se empilchaba lindo y se iba a la milonga de El Pial, en el barrio de Flores. Apenas llegaba, hecho un bombón, sus ojos y otros ojos de pestañas estiradas se encontraban. Después, el imprescindible cabeceo. Y unos segundos más tarde, el milagro del abrazo.

A la medianoche, cuando las luces del salón comenzaban a apagarse y una huida de tacones dejaba a la pista de baile sin caricias, Melancólico Atrás regresaba a su casa por la calle Lafuente, desparramando la luz y los colores que fueron suyos por unas horas.

Hasta que un domingo, ¡con orquesta en vivo y todo!, desde su mesa, Melancólico relojeó a una mujer que era un manojo de coquetería, un derroche de simpatía. La escuchó reír y le pareció que sonaba la voz del Zorzal en sus oídos. Sin duda era nueva en El Pial. Melancólico Atrás se tomó su tiempo, como todo bailarín avezado, y la cabeceó.

En la tanda de Di Sarli, los cuerpos amalgamados disfrutaron especialmente de “Bahía Blanca” como si lo bailaran por primera vez. Se fueron descubriendo tango a tango.

Aquella noche hubo miradas, milongas y una propuesta sutil. Al retirarse, Alegría Acanomás dejó sobre la mesa de Melancólico una invitación a la milonga “El arcoíris del fuelle” que ella organizaba en el barrio de Boedo.

Por esas cosas del destino y de los sentires, hoy, Melancólico Atrás y Alegría Acanomás llevan adelante el rincón milonguero más concurrido de Buenos Aires.

Antes de la medianoche, en la milonga “El arcoíris del fuelle”, Melancólico y Alegría bailan la última tanda. Nadie entiende por qué en ese momento la pista se enciende.

A él, el gris se le perdió en la pista de la vida casi sin darse cuenta. Es lógico: con la música, el baile, la poesía y ese arcoíris que surge cada vez que respira un bandoneón, ya no queda lugar para la oscuridad.

Tango Pasión

Ricardo Carpani - 1992

Bahía Blanca

Carlos Di Sarli y Orquesta