BIG LIFE Magazine BIG LIFE Magazine Edition N°17 - May 19 - Page 40

big life dossier > brand history INTELIGENTE, CA- RISMÁTICO, CULTO, ITALIANO Y, SOBRE TODO, DUQUE. CUALQUIERA QUE FUERA ALGUIEN EN ESTADOS UNIDOS QUERÍA UNA PIEZA HECHA POR EL DU- QUE DE VERDURA. Smart, charismatic, cultured, italian and, above all, a Duke. Everyone who was someone in the United States wanted a piece of jewelry made by the Duke of Verdura. De hecho, era para sus amigos cercanos para quienes trabajaba mejor, diseños personales que se denota- ban por su uso de piedras semipreciosas, combina- das con oro y objetos naturales. Se dice que nadie encarnaba el espíritu americano de la época como lo hacía el Duque de Verdura, quien llegó a los Estados Unidos en una época en la que entrar en la élite de Hollywood no era fácil, pero una vez dentro, cual- quiera que fuera alguien en los círculos más cerrados quería una pieza hecha por el diseñador. De origen siciliano, Fulco di Verdura heredó el título de du- que de una familia excéntrica y artística, haciendo parte del legado de la aristocracia italiana con sus primeros trabajos en joyería. Gemas grandes y poco sutiles, una preferencia por el oro y los colores bri- llantes y el uso sin restricciones de animales, flores y conchas marinas, hacían de los diseños de Verdura un verdadero arcoíris en medio del estilo sobrio y elegante que era más popular en Europa. Fueron su excentricidad y su rechazo por las normas europeas lo que llamó la atención de Coco Chanel, ya desde entonces un nombre famoso por todo el mundo. designer. During this time, he designed the famous Maltese Cross bracelet, an icon to this date. The Duke of Verdura gained more than experience though, he forged a friendship with Coco Chanel that opened her world to him, which allowed him to open his own jew- elry store in 1931, after moving to New York. His social status and inspiring designs became a sensation in a 38 Siendo ella misma una mujer adelantada a su época, Coco se dio cuenta rápidamente del talento de Verdu- ra como diseñador de joyas, y lo acogió como su pro- tegido para trabajar en Chanel tanto como creador de su colección de joyas en boutique, como diseñador textil. Fue en su época trabajando para Chanel en la cual diseñó el famoso brazalete adornado con la Cruz de Malta, emblema que sigue siendo un de los más celebrados de toda su carrera. La experiencia y el aprendizaje no fueron lo único que ganó el Duque de Verdura pues, al entablar amis- tad con Coco Chanel, ésta le introdujo a un mundo de amistades y contactos que le permitieron, al mu- darse a Nueva York, abrir su joyería en 1931. Su esta- tus social y sus inspiradores diseños se volvieron una sensación en pocos años, cuando la elegancia clásica de Cartier pasó a la aventura de los diseños perso- nalizados de Verdura. Exótico y único, el diseñador italiano creó colecciones como el conjunto de joyas de amatista y aguamarina que se ofrece en Bonhams, creado para Wintersteen y utilizando piedras que ella había descubierto y traído de Brasil. En 1941, Verdura colaboró con el pintor Salvador Dalí en una colección de diseños de joyas, y más de uno de sus diseños fueron portados por Katharine Hepburn, una mujer de alta sociedad de Filadelfia, que llevaría sus joyas a la pantalla grande en la versión cinematográfica de 1940 de “Historias de Filadelfia”. En 1985, Landrigan compró la casa joyera, siete años después de la muerte del fundador, y desde entonces, con una publicidad meramente de boca en boca, la seducción de los diseños de Verdura se ve reforzada por su exclusividad. few years, when Cartier´s elegance made way for Verdu- ra´s adventurous and personalized designs. This italian designer is the author of exotic and unique collections, like the amethyst and aquamarine set of jewels created for Wintersteen with stones he discovered and brought back from Brazil and offered by Bonhams. In 1941, Ver- dura worked with painter Salvador Dalí in the design of a jewelry collection, out of which Katharine Hepburn – a Philadelphia high society woman – wore several pieces in the movie “The Philadelphia Story”. In 1985, seven years after his dead, Landrigan bought out the jewel- ry firm; using mouth to mouth publicity, Verdura´s designs have become even more attractive with their reinforced exclusivity.