BICENTENARIO de la INDEPENDENCIA ARGENTINA - Page 22

Un animal más, un animal menos (1º año Ciencias Biológicas)

Dos siglos de fluctuaciones en las existencias de los animales argentinos

“Que se escuche su voz. La voz de todos los que trabajan por la verdad; para que no aumente la negra fila de los condenados. Para que todos los seres vivos tengan un lugar en el planeta y sólo desaparezca lo que el ajustado proceso de selección natural decida.

Y para que el mono lampiño que construye ciudades, diques y cohetes espaciales, que compuso la Sinfonía Pastoral y que es capaz de escribir un libro conmovedor, jamás forme parte de la lista de los que se van.

Aunque sea para eso vale la pena continuar la lucha.”

Tito Narosky

Hace aproximadamente 4.470 millones de años, la Tierra comenzó a ser un planeta. Unos 1.700 millones de años después, es decir, hace 2.700 millones de años, se originaron las primeras “moléculas de vida” que, según la teoría científica más aceptada, darían origen a las futuras formas de vida que andarían, nadarían y volarían por la superficie del planeta durante mucho, mucho tiempo. Así es que, de entre los millones y millones de especies que existieron, existen y existirán, hace más o menos 7-5 millones de años, los primeros homínidos se separaron de los chimpancés para dar origen a un linaje que sobreviviría hasta la actualidad, representado por una única especie: la homo sapiens.

Como siempre sucede en la ciencia, existen muchas teorías que pretenden explicar una misma cosa/evento/fenómeno. Y, como siempre en la ciencia, existe una teoría que es la más aceptada por la comunidad científica. En el caso del origen de los seres humanos modernos, la teoría más aceptada dice que el lugar clave es África, que surgieron hace aproximadamente 290 – 140.000 años y que desde ahí migraron al resto del mundo desplazando a las demás poblaciones del género homo. Y entonces empezó la locura.

Hoy, sabemos que nuestro paso por el mundo no es más que un suspiro en la escala temporal del planeta –ni hablar del universo-, sin embargo, desde nuestra llegada hemos modificado y utilizado tanto a esta naturaleza que nos permitió y nos vio surgir como especie, que hemos ligado el destino de la biósfera tal y como la conocemos, a nuestro propio destino.

Hay que ser realistas, el destino de toda especie es la extinción, no hay excepción. Pero que nuestra extinción sea más pronta o más lejana, depende sólo de nosotros y de cómo tratamos al planeta en que vivimos

.Por eso, decidimos con los chicos de 1º, mostrar cuál fue el impacto que se produjo en la naturaleza de nuestro país durante estos dos siglos en los que los cambios políticos, económicos y sociales fueron tan fluctuantes y determinante sen el uso (y abuso, en la mayoría de los casos) de lo que comúnmente, desde una visión antropocentrista y mercantilista, llamamos “recursos naturales”.

Elegimos animales autóctonos. Animales que desaparecen de esta región, o cuyas poblaciones son meros relictos de las de antaño, que modificaron su rango de distribución o tuvieron que buscar nuevos lugares donde establecerse.

Naturalista, escritor y ornitólogo argentino. Cita del libro “Los que se van. Especies argentinas en peligro” (1999) del autor Juan Carlos Chebez; ed Albatros.