BICENTENARIO de la INDEPENDENCIA ARGENTINA - Page 2

"Los hechos de nuestra independencia y de nuestra libertad alcanzan un nivel tan extraordinario, llegan de tal manera a lo heroico y a lo sublime, que a vosotros os sucede rodearlos de una aureola que yo no vacilaría en llamar sobrenatural; esas figuras cuyos nombres repetís tantas veces, se os aparecen como superhombres, como seres casi irreales, desasidos de los caracteres comunes a los hombres. Hacéis muy bien en pensar así nuestra historia, porque ella lo merece; hacéis muy bien en imaginar a nuestros próceres revestidos con la luz de lo heroico, porque ellos fueron héroes. Pero hay algo de que debéis cuidaros, y quiero advertiros cuál puede ser vuestro engaño. Llevados de vuestro amor hacia lo argentino, termináis por establecer una barrera falsa entre lo que fue y lo que es; separáis con un abismo inexistente el pasado y el presente. Colocáis a los próceres de un lado, y vosotros os alineáis del otro. Aquello es lo grande, esto lo cotidiano; aquello lo heroico, esto lo común. Y es entonces que yo os digo: ¡No! No, alumnos de esta casa, si así pensáis estáis equivocados. La historia argentina no se ha detenido al borde del pasado, la historia argentina está allá pero también está aquí. La independencia se conquistó en algunos años, pero habrá que defenderla durante todos los siglos; la argentinidad se logró en poco tiempo, pero será necesario mantenerla siempre. Aquéllos a quienes recordáis han muerto; para cumplir la historia, sólo quedáis vosotros.

(...)

Entonces sí será fecundo el recuerdo de la historia; cuando nos sintamos incorporados a ella, cuando sepamos que nuestra sangre no es en esencia distinta a la sangre de los héroes, y que sólo de nosotros depende continuar su obra. No se injuria a un San Martín o a un Sarmiento, cuando se contempla su imagen y se dice: «¡Yo quiero ser como tú!». Pero sí se le injuria, porque se injuria a la patria, cuando ante su imagen sólo se atina a decir: «¡Yo no podré ser jamás como tú!». Nadie sabe si alguno de vosotros llegará a ser lo que fueron ellos; pero el haber querido serlo, es acercarse a su grandeza, entrar en la historia que es producto de esfuerzos y decisiones. Compartir un heroísmo, desde un aula o un campo, desde un libro o un taller" Julio Cortázar, "Papeles Inesperadors" Alfaguara, 2009

Gracias Renata Roitman, por tu invalorable esfuerzo!!