andar por ahí | martin patricio barrios ago. 2012 - Page 46

Y con este frío. Bailamos como los locos, cantamos como los locos. Saltamos como locos, muertos de frío. Cantamos con los ojos mojados, cantamos con la garganta complicada, incluso cuando ya era tarde, cuando ya se había terminado todo, cuando no había nada que hacer. Yo me quedé afónico. Nos abrazamos. Estaban T, J y P, así que no lloré hasta que llegué a casa. T es muy chico como para verme llorar y me miraba con una pregunta que yo nunca voy a poder contestar. Me senté lo más erguido que pude, como para no tener lástima de mí mismo, prendí un cigarrillo y lloré. Un rato largo, con sollozos. Lloré. Triste. Muy. También lloraba porque entendía quiénes somos. Nosotros, los que cantamos como los locos cuando ya todo está perdido. Ellos, los que lloran con dignidad, y yo entre ellos, llorando solo en casa, entendiendo que ese nosotros, también me incluye a mí, que ese nosotros es lo único que permite que yo sea. Lloré un rato largo, lloré por el mito. Tratando de ser digno de nuestra dignidad. Camboya, 2002 / Argentina, 2005 / Kenia, 2004 / Burkina Faso, 2008 / México, 2007.