Agenda Cultural UdeA - Año 2012 MAYO - Page 13

ISBN 0124-0854 Nº 187 Mayo de 2012 medio de participar a nivel cultural en este Por eso podríamos concluir que ha sido el medio de expresión “escogido” por sectores populares diversos y cada vez más amplios para participar en la creación de nuestra cultura. Eso ha convertido también al teatro en medio de expresión de la rebeldía, de la autoafirmación popular y en forma de lucha contra la colonización cultural, vale decir, contra toda forma de colonización y dependencia. Si nuestra “teoría” es cierta —y por el momento no es más que una hipótesis— nos faltaría, para ver el fenómeno más allá de sus dimensiones nacionales, preguntarnos si se está dando “en todas partes” un proceso de “revolución cultural” similar al que tan someramente hemos señalado en nuestro país. Y la respuesta es positiva. La utopía de una cultura cosmopolita, de una cultura de las “metrópolis” con pretensiones de “cultura universal” impuesta por los medios masivos de comunicación y por la reducción de las distancias es, cada día, más quimérica, más ilusoria. Junto con el crecimiento de esos medios y paralelamente al acortamiento de las distancias centenares se de produce pueblos la liberación coloniales, de su Enrique Buenaventura (Cali- Colombia, 19242003). Dramaturgo, ensayista, cuentista, pintor y formador. Fundó y dirigió el Teatro Experimental de Cali —TEC— con el cual produciría casi sesenta obras teatrales. Algunas de sus obras son: En la diestra de Dios Padre, El monumento, La tragedia del rey Chistophe, Un réquiem por el Padre Las Casas; La trampa, Los papeles del infierno, La estación y Crónica, entre otras. El texto aquí incluido fue publicado en “Lecturas Dominicales” de El Espectador, el 7 de noviembre de 1976. Se reproduce con la autorización de los herederos.ornia. proceso. Muy lógica y muy “realista” pareció, en su tiempo, la tesis de Hernando Téllez, pero una vez más la historia real niega la “futurología” con su dinámica dialéctica. La vida no se deja meter en esquemas ideológicos absolutos y el teatro renace de unas cenizas que, en un momento dado, parecen definitivas. autodeterminación —y por lo tanto— su acceso a la cultura con toda la originalidad de sus culturas particulares. No es extraño pues, que el teatro haya sido escogido como el