Agenda Cultural UdeA - Año 2011 NOVIEMBRE - Page 14

ISBN 0124-0854 Nº 182 noviembre de 2011 con música de sustratos primitivos, y se dedicaría al canto; cuando lo hacía, su rostro seco y serio dibujaba una ligera y graciosa mímica de ritmo, y su mano izquierda, ya sumisa, seguía el remedo melódico del sonar de la maraca lujuriosa de otras edades. Otras veces ese brazo seguía obediente el crujir embrujado de los tambores y se movía al son de una botuta imaginaria, escondida en su propio brazo, hasta cuando empezó a dolerle y debió forzarlo a separarse de la cascabela para siempre. Los gaiteros de San Jacinto y Delia Zapata Olivella en Moscú durante el Encuentro Mundial de la Juventud, 1958. Cuando Los gaiteros de San Jacinto percutían sus atabales y Toño cantaba, cada hombre, cada músico, se del coro hecho por los tamboreros. Era la garganta más hábil, casi feroz, que anunciaba el espectáculo de recitativos, así fuera una noche oscura en un pueblo de la costa, un teatro elegante de ciudad grande o un aeropuerto cualquiera de tránsito por el mundo, porque los cantos comunicaba con su instrumento y con todos, al compás pleno de un mismo movimiento y duración. Quien toca el macho toca también la maraca: es regla de gaitero; y sólo aparta de su boca el pito para cantar; eso lo inventó Toño, ya que en los conjuntos de gaita antiguos no se cantaba. Un c Ѽչѽ͸ɝɅ٥Ց́Qżɻ谁Ʌ́مɥ́хɕ́ɥ́ȁ́ɹ́́хɕɽ́酉ɽȁͽ́х́х̰͕Ʌ́́ȁɕͼɅٔ()()Qż()()()ɥم̰()ɕ̰ͥ́䁅ȰɅѽ́ոՕɵєɍQżԁɄɽ쁥ٕхٕ́ͽ̰ԁɕѥ͸ɕչͥ́()хɽՕՅхՍ䁱ɍͧ͸Ʌ́ԁٽ谁́Ņѕ̰ͽɥ̰͔Ʌչ́ɽ̰((