Agenda Cultural UdeA - Año 2010 NOVIEMBRE - Page 4

ISBN 0124-0854 Nº 171 Noviembre de 2010 El libro electrónico: un formato, múltiples transformaciones Gonzalo Montoya Velásquez El aumento en la producción y consumo de contenidos digitales es un hecho mundial y, por supuesto, el libro electrónico (ebook) no podía ser la excepción. Prueba de esto son las cifras de la Association of American Publishers (AAP) que reflejan un aumento constante en las ventas netas en el segmento del libro electrónico, en comparación con los demás, dedicados al mercado del libro impreso1: los e-books pasaron de 7,3 millones de dólares en 2002 a más de 310 millones en 2009, y no sorprendería que en el 2010 este registro se batiera, ya que las ventas durante el primer semestre se estimaron en 219,5 millones de dólares2. En nuestro país, desde 2004 se establecieron empresas dedicadas a la comercialización de libros en este formato y los resultados de ventas también muestran una tendencia al alza, aunque guardando las debidas proporciones con la industria estadounidense, según información suministrada por lalibreriadelaU durante la Primera Muestra Internacional y Encuentro del Libro Digital, de un solo e-book pedido en 2004, se llegó a 8.830 en 2009, y en agosto de 2010, la cifra ascendía a 6.5543. En general, comienza a sentirse mayor aceptación de este nuevo formato, a pesar de la resistencia de los lectores acostumbrados a obras impresas y de la lentitud en el cambio tecnológico de las editoriales. Este aumento en la creación y comercialización de contenidos digitales pone al descubierto transformaciones no solo en las etapas y en los actores de la cadena de producción del libro, sino también en la sociedad. En este artículo se tratarán de esbozar algunas de estas transformaciones producidas por el posicionamiento del formato e-book en nuestro medio. En relación con la industria editorial, las transformaciones afectan la cadena de producción completa: desde la preparación inicial de los proyectos hasta la promoción,