Agenda Cultural UdeA - Año 2010 NOVIEMBRE - Page 22

ISBN 0124-0854 Nº 171 Noviembre de 2010 Sobre libros y espacios José Guillermo Ánjel R. Vincent van Gogh, La lectora de novela, óleo sobre lienzo, 92 x 73 cm, 1888 La parte material solo puede ser asociada al libro en una medida circunstancial: al principio fue una tablilla entre los sumerios, un hueso entre los chinos, una piedra, un pedazo de cuero, una plancha de bronce o hierro, un papiro, un códice, un papel y ahora un disco compacto o un complicado dispositivo electrónico. Fernando Báez1 físico y más dietistas) y la sensibilidad en torno a los que se mueren de hambre también rebaja. Esto último es algo brutal, pero morirse de hambre ya no es cosa de titulares de prensa. Todo parece indicar que los que se mueren de hambre son los mismos, lo que es más terrible todavía. En los países sobrepoblados, que son casi todos y en los que la mayoría debería pensar igual para tranquilidad de los gobernantes, todo es más pequeño: los autos, los cines, los apartamentos, los parques, la gente, lo que se debe estudiar, el futuro y, evidentemente, las bibliotecas (los muebles) que ya no aparecen en los diseños de los arquitectos. Y no porque la gente no lea: a más población más libros que antes, aunque el índice per cápita sea dramático. El espacio destinado a la biblioteca, que se redujo notablemente a finales del siglo XX, ha sido reemplazado por un lugar para situar la computadora o el baño, o una cocineta o un sitio para los que duermen de pie. De todas maneras, debido a la reducción espacial, los espacios servidos no fundamentales tienden a ser Pequeña aclaración Es cl ɼՔ٥٥́չѥɄչє́ͽɕ͸Ѽ儁́ѥ䁱̃鹥́Ք͔хͽ́ѡͥ́ՔՕх́ɍɽɕͧ͸ɥɽɕ͸䁱хѥ́ѽ̸Mեѽ́ձ̰ոՔ́ɕ́չ́ɽ̀儁́ɵ͔́ɄAɼȁѼɽ͵ɼѕ́ɍ ́̀䁵́Ʌ((