Agenda Cultural UdeA - Año 2010 NOVIEMBRE - Page 15

ISBN 0124-0854 Nº 171 Noviembre de 2010 un símil entre lo que pasa hoy con la industria del libro y la partida de un juego de póquer: las cartas se están repartiendo nuevamente. Coloco las cartas de la partida en orden y veo cinco escenarios posibles: 1. Que puedan llegar algunos jugadores que sin ser reconocidos por su tradición editorial, ocupen lugares preponderantes que impactan toda la industria (es lo que está pasando hoy con Apple, Google, Adobe, Amazon, que, literalmente, se están peleando las cuotas más gruesas del mercado). 2. Que otros, a los que llamaré “advenedizos”, puedan tomar lugares destacables en la industria, en detrimento de ella, en las cuestionables modas postmodernas de lo banal, lo inmediato e intrascendente (dejo a criterio del lector el desarrollo de esta idea). 3. Que editores que han hecho toda su vida las cosas de una cierta manera, tomen la firme decisión de diversificar su portafolio de productos aprovechando lo que hoy les ofrece la tecnología y las empresas que trabajan por brindarles las mejores opciones, con la clara intención de ocupar un lugar destacado y garantizar la supervivencia de sus propios proyectos editoriales (a ellos nuestro reconocimiento y mejores deseos). 4. Los que esperan terminar pensionándose antes de que la “debacle” ocurra o que cuando pase ya se encuentren en otro lugar (los “resignados”). 5. Los que prefieren no prestar atención al tema o concentrarse en otras situaciones (como se diría, “no hay peor ciego que aquel que no quiera ver”). Cuando hago este tipo de disquisiciones siempre debo aclarar que quien escribe no es el tecnófilo, tecnómano o alguien a quien pueda aplicársele cualquier epíteto parecido que se desprenda de acá; ni el “integrado” al que hacía referencia líneas atrás. Quizás pueda ser un “promotor cultural” a quien le resulta difícil entender la razón por la cual hay todavía tan pocos contenidos, en español por ejemplo, disponibles en la red, dispuestos en plataformas que garanticen el respeto por los derechos de autor, que consoliden oportunidades de negocio para todos los actores y posibiliten el acceso de información para quienes lo requieren. Nuestra experiencia puntual en el tema, entre ella la propia que hemos podido desarrollar desde Colombia combinando teoría y práctica en www.lalibreriadelaU.com, apunta a concluir que las cifras citadas no son propias de los países más desarrollados o de quienes podría pensarse nos llevan años luz en esta tarea. Existen múltiples experiencias iberoamericanas, latinoamericanas y colombianas, específicamente. El Primer Encuentro Internacional del Libro Digital6, llevado a cabo el pasado mes de agosto en el marco de la 23ª Feria Internacional del Libro de Bogotá y promovido por la Cámara Colombiana del Libro, se constituyó en un escenario en el cual un conjunto de expertos reconocidos nacional e internacionalmente abordaron los ejes principales de cuestiones que ocupan a quienes están pensando y repensando estos asuntos: el libro y los modelos de promoción y comercialización (descarga, acceso, publicidad, entre otros); el libro y las redes sociales o denominada “Web 2.0”; el libro, la educación y las plataformas virtuales; el libro y los derechos de autor. No hay cuestión más inquietante que sentarse a dialogar sobre esto con un editor, un autor, un librero, un bibliotecólogo o un abogado, con rasgos notorios de aquellos a los que Eco llamó “apocalípticos”. El nuevo vocabulario al