Agenda Cultural UdeA - Año 2009 JUNIO - Page 10

ISBN 0124-0854 Nº 155 Junio de 2009 Juan Francisco Elso Padilla (1956-1988) Por América, 1986 Los “nuevos signos del martirio” podría ser el nombre para adjudicar a la obra de Elso Padilla, testimonio de los procesos simbólicos de reelaboración de la tradición cultural cubana. Testimonio de la irrupción de los lenguajes de la contemporaneidad artística en un contexto donde procedimientos amparados en claves manuales populares y ancestrales se confrontan de manera inédita con los decursos seguidos por el arte después de la modernidad. Algo parecido, ya lo sabemos, está en Lam, sólo que aquí el proceso de mitificación y de totemización de las formas naturales no es aludido pictóricamente, sino encarnado en la materialidad misma de la obra. Si algo define la contemporaneidad en el arte de América Latina es precisamente el modo como lo popular y lo vernáculo entran en hibridación con las representaciones de la alta cultura y le imponen un sesgo anímico problemático, portador de una presencia espiritual que se creería ya imposible. Estamos frente a la imagen de otro prócer, fantasmalmente figurado en un muñeco precario: el que representa al poeta José Martí. Es apropiación, pero apropiación por magia, como enseñaron los antropólogos de principios del siglo xx, asombrados por el temor indígena hacia la fotografía. Ya no es el cromo reproducido de Korda, limpiado de su incómoda condición de original, de objeto con paternidad y propiedad determinada. Se trata de la elaboración de la imagen votiva de otro