Agenda Cultural UdeA - Año 2007 OCTUBRE - Page 9

ISBN 0124-0854 Nº 137 Octubre de 2007  En octubre de 2004, la ratificación del Protocolo por parte de Rusia se convierte en un hecho histórico, pues con la entrada de este país se cumple la condición para que entre en vigor el Protocolo, lo que efectivamente se da el 16 de febrero de 2005, fecha que será recordada en la historia como el día en que la humanidad dio un paso A propósito de los argumentos económicos que esgrimen los Estados Unidos y algunos otros países del mundo para no ratificar el Protocolo, el reciente informe Stern muestra de manera contundente los efectos económicos devastadores del calentamiento de la Tierra. No se puede seguir dilatando la aplicación de un impuesto a escala mundial a los que contaminan. Ya no se trata de si podemos hacer algo contra el calentamiento del planeta, sino de si podemos darnos el lujo de no hacer nada. fundamental hacia su supervivencia a largo plazo. Pese al difícil recorrido para llegar a esta entrada en vigor, los efectos del Protocolo de Kyoto sólo podrán ser contundentes en la medida en que sea realmente aplicado por los Estados, las empresas y las poblaciones de cada país, en particular por los principales emisores de gases que causan el calentamiento de la tierra. El Protocolo de Kyoto es también un programa básico para luchar contra la pobreza. El gobierno británico ha publicado el estudio más completo de los costos y riesgos económicos del calentamiento del planeta y de las medidas que podrían reducir las emisiones de gases que provocan el efecto invernadero. El informe, dirigido por Sir Nicholas Stern de la London School of Economics and Political Sin embargo, desde el acuerdo del Protocolo hasta ahora, Estados Unidos, siendo uno de los países que más aporta a las emisiones de gases de efecto invernadero (principalmente el CO2), no sólo no lo ha ratificado, sino que lo ha desdeñado, argumentando problemas de costos. Y aunque incluso lo acordado en Kyoto apenas retrasaría el aumento de los gases de efecto invernadero, como afirma Jerry Mahlman, del Centro Nacional para la Investigación Atmosférica de Estados Unidos, controlar el incremento “tomaría 40 Kyotos, pero debemos hacerlo”. Science, propone un programa cuyo costo sería equivalente a tan sólo el 1% del consumo anual, pero evitaría al mundo unos costos de riesgo cinco veces mayores. Los costos del calentamiento del planeta en él expuestos son mayores que en estudios anteriores, porque se tienen en cuenta las pruebas en aumento de que el proceso de calentamiento del planeta es sumamente complejo y no lineal, con la no desdeñable posibilidad de que avance mucho más rápidamente y su amplitud sea mucho mayor de lo que se había pensado antes.