Agenda Cultural UdeA - Año 2007 OCTUBRE - Page 6

ISBN 0124-0854 Nº 137 Octubre de 2007 acorta, las aves anidan antes de tiempo, las plantas florecen anticipadamente, aparecen plagas y enfermedades hay ya extintas de o los grandes bosques primarios, el aumento del tamaño de los desiertos y la aparición de otros nuevos. Al incrementarse las temperaturas, las señales de las estaciones se alteran y la vida natural cambia en tiempo y espacio. controladas, arrecifes de blanquimiento desaparecen coral, algunas especies de anfibios y se erosionan las costas. Los hábitats están cambiando, junto con los El calentamiento global puede parecer un concepto muy incierto o discutible desde el punto de vista técnico y científico: el clima fluctúa naturalmente entre periodos cálidos y fríos, pero el siglo XX vio el mayor calentamiento en al menos mil años, tiempos de los procesos anuales como el florecimiento, el brote de las hojas, la migración y los nacimientos. Las especies que dependen unas de las otras no siempre se adaptan a los cambios al mismo tiempo, y se pierde entonces la sincronía de manera peligrosa. Por ejemplo, el incremento en las temperaturas de las aguas puede causar la decoloración de los corales, máxima fuente de vida marina, así como la destrucción de las algas que viven en el coral y que son las encargadas de captar los nutrientes. Aunque generalmente los corales se recuperan de los episodios de la decoloración, el incremento de las temperaturas marinas promedio está causando decoloraciones irreversibles que resultan fatales para el coral y para la vida que se desarrolla en él. inexplicable sólo como efecto de fuerzas de la naturaleza, información obtenida de las proyecciones efectuadas con las mismas técnicas de computación que ya no pueden acertar el pronóstico del tiempo para la próxima semana. Las advertencias sobre el cambio climático pueden sonar incluso a una táctica de los ambientalistas para asustarnos y obligarnos a cambiar nuestro modelo de desarrollo o estilo de vida. Pero tales pensamientos no pueden reconfortarnos e impedir que tomemos las acciones ya. La tierra tiene en este momento noticias perturbadoras: desde Alaska hasta las cumbres nevadas de los Andes, el mundo se está calentando rápidamente. En todo el planeta, la temperatura es 0.6 º C más elevada que en el siglo pasado y los lugares más apartados y fríos se han calentado mucho más. También, además de los humanos, la flora y la fauna están sintiendo el calor, como se hace evidente en las desapariciones recientes de Durante siglos, hemos estado acabando con los bosques y quemando combustibles fósiles, arrojando a la atmósfera grandes cantidades de dióxido de carbono y de otros gases que atrapan el calor con mayor rapidez de lo que tardan las plantas y los océanos para absorberlos. El nivel actual del dióxido de carbono, por ejemplo, es el más elevado de los alcanzados en cientos de milenios. Desde