Agenda Cultural UdeA - Año 2007 DICIEMBRE - Page 10

ISBN 0124-0854 Nº 139 Diciembre de 2007 entre los mortales y que reclama la atención de nuestra memoria. pasado familiar, histórico y hasta mitológico de quien se definiera como novelista-poeta. Cerrar los ojos es lo necesario para la rememoración, para hacer visible la imagen, el recuerdo, todo lo que, con los oscurecidos ojos, obra de la extensión de la tela breve que son los párpados, vuelve en medio de la evocación para hacer presencia precisa en el acto de recordar. Pero hay algo más acerca del recordar. Evocar, con su etimología ex vocare, equivale a convocar a alguien que se ha marchado lejos o que ha pasado al mundo de los muertos. Evocar es, también, emplazar a un muerto, y si por una mediación misteriosa, debido a que es inexplicable, éste nos es devuelto, la evocación se hace convocación. Un claro ejemplo de lo acabado de indicar se encuentra en Zenón y Adriano, enfrentados a las pasiones prometidas por el inconmensurable mundo, también y no menos que a éste, a las ansiedades por la carne que, en medio de la postrer fruición, promete glorias, también su desmayo, su acabamiento, hasta terminar en el mudo reino de las sombras. A la palabra venida del silencio que sobrecogió a su madre ―quien apagó su llama diez días después de que diera a luz a Marguerite Antoinette )5ɥͱ ݕɍ Ʌ啹ˊT͔́ե̰ȁɄԁ͸()AɽɅ()չ()͕()()5ɝՕɥє()Ս͸Ʌ̰ɕ٥Ʉɔ䁑ɄՔ͔չ́Ʌ5ɝՕɥєeɍȰѥټѥ䁽ѥȁܸ()eɍȰ͍ɥѽɄՔͥՔɕ͕єхєԁͼɽՍٕєŽ̰ɽ́եѕфɕ٥٥ȁԁ٥䁽Ʉ!ɕɥѽ̰ѕɅȁ䁽ɕȰȁх́́ՔՕхͽɔչ٥ոٽ͸ȁɄՔͥɔټ͍ɥѽɄ̈́ѼͅɅ()Ʉ͔́əɔ䁕Սȁԁɔѥȁչͥձȁɵ͸Քѕɍ٥́䁱Ʌ́́ͥ́ɥ́䁱ѥ쁕ɥՍѥلՔɽɅ͍́ͥ́ɥѽɄɕ䁕չɥх쁱ɥɄչɍ͸չɕͼոչՔ͔qͿt쁱͕չ=ɥє́ɥ̰͗ŅɕɅ͔ɄՕєՔ()Ʌ͙ɵєѕɅɥɄՅՕ́Օѽ̰ٕ̰̰̰́́́́ͅɅՍ̸ѽչѕ̈́ɽՍ͸Քե́Ʌ̰́ͥȁո((0