Agenda Cultural UdeA - Año 2005 DICIEMBRE - Page 29

ISBN 0124-0854 Nº 117 Diciembre 2005 bochinche terrible. -Sí, pero ... ¿le ... le dijiste lo que trató de hacer con el sillón de la abuela? -No, mamá. No abundé en detalles dijo la chica-o Seguramente podré hablarle de nuevo. Se pasa todo el día en el bar. -¿No dijo si había alguna posibilidad de que pudiera ponerse ... tú sabes, raro, o algo así ... ? ¿De que pudiera hacerte algo ... ? -En realidad, no -dijo la chica-o Necesita conocer más detalles, mamá. Tienen que saber todo sobre la infancia de uno ... todas esas cosas. Ya te digo, el ruido era tal que apenas podíamos hablar. -En fin. ¿Y tu abrigo azul? Bien. Le aliviané un poco el forro. -¿Cómo es la ropa este año? -Terrible. Pero encantadora. Por todos lados se ven lentejuelas -dijo la chica. -¿Y tu habitación? -Está bien. Pero nada más que eso. No pudimos conseguir la habitación que nos daban antes de la guerra dijo la chica-o Este año la gente es un espanto. Tendrías que ver a los que se sientan al lado nuestro en el comedor. Parece que hubieran venido en un camión. -Bueno, en todas partes es igual. ¿Y tu vestido tipo bailarina? -Demasiado largo. Te dije que era demasiado largo. -Muriel, te lo vaya hermoso crucero. Los dos pensamos ... -No, gracias -dijo la chica, y descruzó las piernas-o Mamá, esta llamada va a costar una for ... Cuando pienso cómo estuviste esperándolo a ese muchacho durante toda la guerra ... quiero decir, cuando una piensa en esas esposas tan locas que ... -Mamá -dijo la chicao Colguemos. Seymour puede llegar en cualquier momento. -¿Dónde está? -En la playa. -¿En la playa? ¿Solo? ¿Se porta bien en la playa? -Mamá -dijo la chica-o Hablas de él como si fuera un loco furioso. -No dije nada de eso, Muriel. -Bueno, esa es la impresión que das. Mira, todo lo que hace es estar tendido arena. en la Ni siquiera se quita la salida de baño. -¿No se quita la salida de baño? ¿Por qué no? -No lo sé. Tal vez porque tiene la piel tan blanca. -Dios mío, necesita tomar sol. ¿Por qué no lo obligas? -Lo conoces muy bien -dijo la chica, y volvió a cruzarse de piernas-o Dice que no quiere tener un montón de imbéciles alrededor mirándole el tatuaje. -iSi no tiene ningún tatuaje! ¿O acaso se hizo tatuar cuando estaba en la guerra? -No, mamá. No, querida -dijo la chica, y se puso de pie-o Escúchame, a lo mejor te llamo otra vez mañana. -Muriel. Hazme caso. -Sí, mamá -dijo la chica, cargando su peso sobre la pierna derecha. -Llámame en el mismo momento en que haga, o diga, algo raro ... , tú me preguntar una vez más ... ¿En serio estás bien? -Sí, mamá -dijo la chica-o Por enésima vez. -¿Y no quieres volver a casa? -No, mamá. -Tu padre dijo anoche que estaría encantado de hacerse cargo si quisieras irte sola a algún lado y pensarlo bien. Podrías hacer un