Agenda Cultural UdeA - Año 2005 DICIEMBRE - Page 26

ISBN 0124-0854 Nº 117 Diciembre 2005 consiguiendo una victoria cuasi pírrica de impedir su edición, cuando el libro alcanzaba la fase final de pruebas. Hamilton se vio obligado a contar el fracaso del empeño, lo cual atrajo una aborrecida e invasora publicidad hacia Salinger. luna. Tapó el frasco y, poniéndose de pie, abanicó en el aire su mano pintada, la izquierda. Con la mano seca, tomó del asiento junto a la ventana un cenicero repleto y lo llevó hasta la mesita de luz, donde estaba el teléfono. Se sentó en una de las dos camas gemelas ya tendida y -ya era la Por J. Salinger cuarta o quinta llamada levantó el tubo del teléfono. -Hola -dijo, manteniendo En el hotel había noventa y siete publicitarios neoyorquinos, y monopolizaban las líneas telefónicas de larga distancia tal manera que la chica del 507 tuvo que esperar su llamada desde el mediodía hasta las dos y media de la tarde. Pero no perdió el tiempo. En una revista femenina de bolsillo leyó una nota titulada "El sexo es divertido ... o infernal". Lavó su peine y su cepillo. Quitó una mancha de la falda de su traje beige. Corrió un poco el botón de la blusa de Saks. Se arrancó los dos pelos que acababan de salirle en el lunar. Cuando, por fin, la operadora la llamó, estaba sentada al lado de la ventana y casi había terminado de pintarse las uñas de la mano izquierda. Era una chica a la que una llamada telefónica no le hacía gran efecto. Daba la impresión de que el teléfono hubiera estado sonando constantemente desde que ella alcanzó la pubertad. Mientras el telefono llamaba, con el pincelito del esmalte se repasó la uña del dedo meñique, acentuando el borde de la extendidos los dedos de la mano izquierda lejos de la bata de seda blanca, que era lo único que tenía puesto, salvo las chinelas: los anillos estaban en el cuarto de baño. -Su llamada a Nueva York, señora Glass -dijo la operadora. -Gracias -contestó la chica, e hizo lugar en la mesita de luz para el cenicero. A través del auricular llegó una voz de mujer: ¿Muriel? ¿Eres tú? La chica alejó un poco el auricular del oído. -Sí, mamá. ¿Cómo estás? dijo. -He estado preocupadísima por ti. ¿Por qué no llamaste? ¿Estás bien? -Traté de telefonear anoche y anteanoche. Los teléfonos acá han .. -¿Estás bien, Muriel? La chica aumentó un poco más el ángulo entre el auricular y su oreja. -Estoy perfectamente. Con calor. Este es el día más caluroso que ha habido en la Florida desde ... -¿Por qué no llamaste? Estuve tan preocupada .... -Mamá, querida, no me grites. Puedo oírte perfectamente -dijo la chica-o Anoche te llamé dos veces. Una vez justo después ... -Le