Agenda Cultural UdeA - Año 2005 DICIEMBRE - Page 11

ISBN 0124-0854 Nº 117 Diciembre 2005 movimiento del globo ocularyo, al proceder así, manifiesto una negativa a ver, es decir, termino también por reforzar la convención que considera ilícita la vista de los senos, o sea, instituyo una especie de corpiño mental pezón, el perfil de la costa en la calina, gris contra el Cielo. Sí reflexiona, satisfecho de sí mismo, prosiguiendo el camino-, he conseguido que los senos quedaran absorbidos completamente por el suspendido entre mis ojos y ese pecho que, por el vislumbre que de él me ha llegado desde los límites de mi campo visual, me parece fresco y agradable de ver. En una palabra, mi no mirar presupone que estoy paisaje, y que mi mirada no pesara más que la mirada de una gaviota o de una merluza. ¿Pero será justo proceder así? sigue reflexionando-. ¿No es aplastar la persona humana al nivel de las cosas, consideraría un pensando en esa desnudez que me preocupa; ésta sigue siendo en el fondo una actitud retrógrada. indiscreta De y objeto, y lo que es peor, considerar objeto aquello que en la persona es específico femenino? quizá, del ¿No sexo estoy, la regreso, Palomar vuelve a pasar delante de la bañista, y esta vez mantiene la mirada fija adelante, de modo de rozar con ecuánime uni formidad la espuma de las olas que se retraen, los cascos de las barcas varadas, la toalla extendida en la arena, la henchida luna de piel más clara con el halo moreno del perpetuando vieja costumbre de la suprernacla masculina, encallecida con los años en insolencia rutinaria? Gira y vuelve sobre sus pasos. Ahora, al deslizar su mirada por la playa con objetividad imparcial, hace de modo que, apenas el