Agenda Cultural UdeA - Año 2003 OCTUBRE - Page 29

ISBN 0124-0854 Nº 93 Octubre 2003 más fuerza e insistencia, una manera de abordar los fenómenos, que había fortalecido bina perspectiva que podemos llamar ilimitadas de energía, están definiendo unas gamas de lo deseable que afectan directamente al planeta. Otras sociedades y culturas diferentes defienden puntos de vista basados en su propia experiencia, evolucionista. Esto quiere decir que la conciencia de la especie se ha situado de manera decisiva en un horizonte que nos permite ver de un modo, según el cual somos parte De la historia de la Tierra, y ésta es parte del proceso de la transformación radicalmente opuestos al anterior. Hacer esto visible es importante. Pensar el conocimiento y permanente del universo. No somos algo fijo, eterno e inmutable, sino que hacemos parte de una dinámica de cambio que no termina. El desarrollo de la investigación en diversos campos pone de presente, cada vez más insistentemente, la vigencia de esta mirada que también podemos denominar histórica. Según ella, somos "encarnación local del cosmos que ha crecido hasta tener conciencia de sí". Esto se ha expresado como atención al problema de nuestros orígenes, y se mostrar sus horizontes Uno de los aspectos más dinámicos de la cultura, generada por las sociedades como respuesta de los cuatro últimos siglos frente a los dilemas de la humanidad, es la ciencia concebida como actividad investigativa. La ciencia es una de las más interesantes empresas de la modernidad, y, ~demás, forma parte ya de la atmósfera espiritual de las instituciones académicas y, en particular, de las dedicadas a la investigación. La actividad científica está representada en investigación es muy variadas que afrontan la descripción de las situación , la explicación de los enigmas, la interpretación de los manifiesta en un conjunto de preocupaciones éticas y morales que intentan evitar la autodestrucción y buscan conocer más y vivir mejor. U asunto tan "particularmente" humano como los valores tiene, por ejemplo, incidencia en nuestra manera de concebir la relación con el medio ambiente, y viene, definitivamente, a regular nuestra relación con la naturaleza y con los otros. Cuando algunas de las sociedades más influyentes, que hacen parte de la especie humana y de su situación contemporánea, han establecido que lo bueno es disponer de cantidades casi fenómenos, y la resolución de los problemas más acuciantes de la vida humana, ¿De dónde venimos? ¿Qué somos? ¿Para dónde vamos? ¿ Por qué vivimos? ¿ Por qué hay un mundo? ¿Por qué estamos aquí? Por mucho tiempo la respuesta fue ofrecida por la religión, por la fe, por las creencias. Hoy, también la ciencia tiene una opinión. Quizá