Agenda Cultural UdeA - Año 2003 OCTUBRE - Page 28

ISBN 0124-0854 Nº 93 Octubre 2003 cambio permanente la tierra, permanente que se inicia desde el "bigbang", que se expande en múltiples Aquí está la propuesta de Expouniversidad 2003, Tierra, Conocimiento y Cultura. Un espacio para el pasado y la evolución, para crear y reflexionar Para comprender lo que ahora constituye nuestra Tierra, considerada cada vez más un planeta viviente, es necesario mirarla como el resultado de un proceso largo, si se compara, desde nuestro punto de vista, con el término de unas cuantas vidas. La Tierra es ese diminuto planeta azul que vaga en el cosmos pero que es significativo porque en ella ha surgido la vida, luego la inteligencia y la conciencia con sus capacidades de mediación e intervención. La Tierra es un direcciones y da lugar a una suerte de capacidad autopoética de la materia, que se estructura, se preforma y se organiza en niveles d diferentes grados de complejidad. El universo no es estático: e enfría, se enrarece y se expande. Lo más inquietante es que la materia se organiza progresivamente, y un principio de eficacia pareciera presidir sus procesos. Sin embargo, el cosmos lo superorganismo biológico que se regula a sí mismo: la atmósfera, los océanos, el clima y la corteza de la Tierra se encuentran ajustados a un estado adecuado para la vida, el cual es generado por el comportamiento de los mismos organismos vivos. La energía solar sustenta las condiciones para la vida; tales condiciones son constantes sólo a cierto plazo, y evolucionan en sincronía con los cambios requeridos a lo largo de su proceso. Somos parte de un ca!J1inn e transformación descubrimos ayer. Durante un millón de años era evidente para todos que, aparte de la Tierra, no había ningún otro lugar. Sólo en la última décima parte del uno por ciento de la vida de nuestra especie, Aristarco y nosotros nos dimos cuenta de mala gana de que no fuéramos el centro ni el objetivo del universo sino que vivíamos sobre un mundo diminuto y frágil-perdido en la inmensidad. Desde los inicios mismos del pensamiento occiden~1 se ha ido poniendo de presente, cada vez con