Agenda Cultural UdeA - Año 2003 OCTUBRE - Page 18

ISBN 0124-0854 Nº 93 Octubre 2003 magia negra. Desde antes de la conquista, los cuentos de espantos y aparecidos, arraigados en la creencia popular, han sido difundidos. Por eso, "la tradición europea de brujas, duendes y fantasmas se mezcla con la indígena y la africana de espíritus del agua, las selvas y los montes. Encontramos mujeres que vuelan en barcos pintados en lo s muros, como la Tatuana en Centroamérica o la Mulata de Córdova en México; pequeños duendes que enamoran a las niñas hermosas cantándoles coplas, como el Sombrerón en Guatemala; espíritus que defienden la las orillas de los ríos, cuentan haberse encontrado con la kachachola. De las consejas coloniales, provenientes de la tradición oral, valga mencionar a los duendecillos de sombreros alones y zapatitos de charol que, según la creencia popular, son niños abortados o muertos antes del bautismo, quienes, luego de ser sepultados, vuelven a buscar a sus seres queridos, y que, escondidos en las tinajas de agua o de chicha, lloran o ríen sin cesar, porque son muertos que conversan y conviven entre los vivos; a las brujas que conservan su perenne juventud bañándose en sangre de vírgenes degolladas; a las calaveras que vuelan a la luz de los relámpagos en carretas tiradas por caballos y conducidas por jinetes sin cabeza; a los espíritus malignos que raptan niños naturaleza y que castigan brutalmente a quien la daña, como la Marimonda en Colombia o el Coi para en Brasil,' barcos malditos que navegan sin encontrar puertos jamás, como el Caleuche en Chile o el Barco Negro en Nicaragua; y están también las mujeres demoníacas que seducen a los hombres que andan lejos de sus casas. Son mujeres hermosas, atractivas y extrañas. Cuando los hombres las abrazan, los desobedientes para hacer con sus huesos botones y con sus carnes exquisitos manjares. De este modo, las fábulas, mitos, cuentos y leyendas sobre la creación del universo y del hombre -la misión salvadora de las deidades, las tinieblas de la mítica Era del Chámakpacha, el hondo simbolismo de la Pachamama (madre-tierra), las graciosas leyendas del Achachila (deidad mitológica de la teogonía andina), de la coca, la papa, el tabaco y otrosprovienen de la tradición oral y constituyen el cimiento de las culturas precolombinas. Asimismo, junto a los mitos y leyendas que corren de boca en boca, desvelando sueños y sembrando el pánico espantan con su rostro de calavera" (2). En los Andes se la conoce con el nombre de kachachola [chola hermosa), quien, ni bien envilece al caminante más solitario y desprevenido, lo conduce a una galería abandonada de la mina o a la orilla del río, donde lo seduce y abandona antes de que cante el gallo o despunte el alba. Muchos hombres que despertaron de una embriaguez alucinante en las laderas de los cerros o en