2 Generaciones Número 5 - Page 18

18

Alma Alicia Hernández

La consecuencia fue el castigo, el cual consistía en la prohibición de hacer música.

Muy molesta le escribe al arzobispo una carta bastante dura, en la que se lamentaba de la perdida que esto significaba, además de amonestar a la autoridad eclesiástica. Afortunadamente fue perdonada y pudo seguir haciendo música.

Existe una película sobre su vida y obra, además sus escritos y pinturas también pueden ser apreciados por nosotros con un sencillo click de la computadora.

Su obra es muy basta e interesante, sus conceptos siguen siendo contemporáneos.

Sin duda una mujer influyente en sus tiempos y más allá de ellos.

"La mujer es semejante a la Casa de la Sabiduría"

(Hildegard de Bingen, Liber vite meritorum, I, 82)

"(...) La Sabiduría también me enseñó en la luz del amor y me dijo de qué modo fui dispuesta en esta visión. Y no soy yo quien digo estas palabras de mí, sino Sabiduría las dijo de mí y me habló así: "Oye estas palabras y no las digas como si fueran tuyas, sino mías, y así instruida por mí habla de ti de este modo..."

(Vita Sanctae Hildegardis, II, 1)

Las pinturas de Hildegarda a mi gusto son hermosas y ricas en simbolismos sagrados. Algunas de sus obras son Mándalas extraordinarios, en los cuales podemos sumergirnos en meditación y encontrar una conexión intima muy eficaz.