12052013 QUE 11_15 - Page 62

o l s E o t s E quE pidE tu cuErpo cuando tiEnE antojo dE algo En EspEcífico la atención. Si estamos agotados por las respon- sabilidades, un helado o una paleta se nos viene a la mente.Cuando necesitamos fortaleza interior pensamos en proteínas, mientras que si estamos aburridos, lo salado, agrio o picante se nos antoja. Esto es en general, cada persona puede tener anto- jos muy específicos para cierta emoción. También podemos tener antojos por costumbre. Si todos los domingos vamos por un helado o todas las mañanas desayunamos fruta, la mente se acostumbrará a pe- dirlo cuando algo nos recuerde la mañana o la tarde de un domingo. En cuanto a los nutrientes, si se nos antoja el chocolate, estamos necesitando magnesio, cromo o complejo B. Los dulces pueden significar sed, magnesio y cromo. El pan significa que busca- mos algo que nos dé energía o fibra. En cuanto a los alimentos salados, el cuerpo requiere de agua con electrolitos. Los alimentos fritos se asocian con grasas y calcio. El cuerpo tiene muchas maneras de hacernos saber lo que necesita. Tiene su propio idioma y sobre todo, la forma de interpretar es particular de cada quien. El principal objetivo del cuerpo es estar bien: bien hidratado, bien alimentado, bien descan- sado, bien desahogado (vejiga y colon vacíos) y bien emocionalmente. Cualquier necesidad nos la va a hacer saber inme- diatamente, sin embargo, muchas de las llamadas de atención las ignoramos por distintas razones: fal- ta de tiempo, falta de insumos, protocolos sociales, etc. Estemos o no en un régimen alimenticio para bajar de peso, muchas veces los antojos nos ocupan la mente y nos distraen. Un antojo puede significar una necesidad emocio- nal, más que alimenticia. Será necesario empezar a observarnos para poder separar los antojos por causas nutricionales de las emocionales. Por lo general cuando estamos enfermos, tristes, cansados o nos sentimos solos, lo dulce nos llama 62 TM MAGAZINE 15 de noviembre de 2018