12052013 QUE 09_13 - Page 12

Psicología Dra. Hilda Zamora UNA ACTITUD POSITIVA ANTE UNA ENFERMEDAD a personas que han superado con éxito alguna enfermedad, traten de informarse qué es lo que esa persona ha hecho. -No encerrarse en si mismos. El aislamiento no es bueno a ni- vel emocional. En este sentido, formar parte de una asociación de afectados por la enfermedad puede ser un punto de apoyo para compartir impresiones con personas que han vivido un mismo proceso. -La escritura ayuda mucho a exteriorizar el sufrimiento, escri- bir en un diario cómo se sienten, qué emociones predominan, cuáles son sus miedos, qué recursos tienen para vivir mejor. En la conclusión de cada página de su diario traten de finalizar siempre con un mensaje positivo, por ejemplo, escribir cuál ha sido el mejor momento del día. -En caso necesario contar con la ayuda de un psicólogo para exteriorizar los sentimientos y tener un punto de apoyo. -La risa es una autentica medicina para el alma humana. Se puede conseguir viendo un programa o película de comedia, participando en un curso de risoterapia, en la cual se puede tener una experiencia diferente, relajante y potenciar las emo- ciones agradables y conocer gente interesante. -Celebren cada pequeña mejoría que vayan teniendo, por ejemplo comprando algo que les guste mucho o hacer un plan con el que de verdad disfruten. Aprendan a tratarse como tra- tarían a su mejor amigo o amiga, a quien aprecian, respetan y valoran de verdad. Cuando tengan miedo, pueden escribir el siguiente mensaje: “Todo irá bien”. De hecho, pueden escribir este mensaje y colgarlo como un cuadro en la puerta de su cuarto o donde quieran. Es verdad que en medio del dolor de una enfermedad el op- timismo supone mucho más esfuerzo que cuando uno se siente bien, pero afortunadamente es una meta que se puede alcanzar. El optimismo no se adquiere de un día para otro, implica mucho entrenamiento a lo largo del tiempo. Implica aplicar algunas de las sugerencias antes mencionadas y saber que cuando se den por vencidos y vuelvan a caer en el pen- samiento negativo, sólo es volver a empezar. !Mucho animo! Saludos, Cada persona enferma afronta su situación de una forma to- talmente diferente. Sin embargo, aquellas que oponen resis- tencia y se niegan a aceptar las cosas tal y como son, sufren mucho más, porque en la vida, es indispensable aprender a afrontar la realidad. Esto se logra, en primer lugar, diferencian- do lo que depende de la voluntad, de aquello que no depende del enfermo, por ejemplo seguir las indicaciones del médico, cuidar de uno mismo, rodearse de personas que le den cariño, alimentarse bien, tener hábitos sanos, etc. Adquirir una actitud positiva es conveniente no sólo para las personas que están enfermas, sino que también es todo un mecanismo de prevención, ya que varios estudios indican que aquellas personas que viven felices y optimistas son me- nos propensas a padecer enfermedades como estrés, depre- sión, anorexia, migrañas, etc. Aquí tienes algunas sugerencias para afrontar con optimismo cualquier enfermedad que los afecte: -En primer lugar, centrar la atención en el presente. Uno de los mayores peligros a nivel emocional es adelantarse a los acon- tecimientos. Por eso en el momento en que algo les angustie o les preocupe, busquen una ocupación que requiera toda su atención. Por ejemplo, escribir una carta para un amigo (a) al que no ven hace tiempo, preparar una receta de cocina para sorprender a su pareja, leer un buen libro, elaborar la lista de la compra, llamar por teléfono a un amigo (a), etc. Recientemente se ha mostrado que la emoción de ver un par- tido de fútbol resulta terapéutica para algunos enfermos de cáncer. Se trata de buscar actividades que ayuden a salir de si mismos y no pensar continuamente en la enfermedad. Es posible seguir disfrutando de pequeños placeres más allá de la debilidad física. -Uno de los mayores sufrimientos para cualquier enfermo es la lucha contra lo desconocido y es común que el enfermo se pregunte porqué le tuvo que pasar a él o ella, para compensar es necesario consultar con su médico cualquier duda que se pueda tener, para no olvidar, anotar en un papel las preguntas que sean necesarias. Probablemente en su entorno conocen Hilda Zamora. 12 TM MAGAZINE 13 de septiembre de 2018