12052013 QUE 08_23 - Page 20

O EXISTE UNA BACTERIA DO MA LLA TO PARÁSI E ACANTHAMOEBA, QU AVÉS PUEDE COLARSE A TR LA DEL OJO Y DEVORAR CÓRNEA, LO QUE TITIS PRODUCE UNA QUERA SE E QU MA MIS . SEVERA INTRODUJO EN LOS DE LENTES DE CONTACTO E LA ENFERMERA SUZANN ÉS DUNNE, QUIEN DESPU E RD PIE SI CA RSE ÑA BA DE LA VISTA. parásito Cuando llegó al hospital, los médicos le explicaron que, aunque fuese raro, existe un parásito llamado Acanthamoeba, el cual entró a su ojo y le causó el daño. Dunne se colocó sus lentes de contacto con la mala fortuna de que la bacteria se había quedado encerrada en la parte cóncava de una de ellos. Las temperaturas cálidas, además, fomentan la prolif- eración de la Acanthamoeba, por lo que presentan un mayor riesgo para los usuarios. Esta bacteria se encuentra general- mente en cuerpos de agua como lagos, pero también nada en el agua corriente doméstica, piscinas, jacuzzis, suelo y aire. Suzanne, de 30 años, fue enviada al Mater Hospital durante 16 días, donde tuvo que aplicar lejía en el ojo todos los días para matar la infección. Al finalizar su tratamiento Dunne recomendó a las personas que utilizan lentes de contacto ser más severos en su cuidado y desinfectar este producto siempre que los vayan a utilizar. Cualquier usuario de lentes de contacto puede entrar en contacto con ella, al bañarse o nadar puede causar infecciones oculares severas si infectan la córnea a través de los lentes de contacto o lesiones oculares. “Solo le puede pasar a un usuario de lentes de contacto porque crea un vacío en el ojo. Entonces, si algo va detrás, lo aferra “, explicó el doctor del caso. 20 Los expertos recomiendan no bañarse nunca con ellos y limpiarlos con los productos adecuados cada vez que los uses. TM MAGAZINE queratitis? puede dejarte ciego si usas lentes de contacto Es una inflamación de la córnea ––membrana transparente en forma de disco abombado, que constituye la parte anterior del globo ocular y se halla delante del iris–– la cual puede ser debida a múltiples causas. Si afecta solamente su parte externa (el epitelio), que es lo más frecuente, se llama queratitis superficial y suele curarse sin secuelas. Por el contrario, si afecta a capas más profundas se trata de una queratitis ulcer- ativa, menos habitual pero que puede ser muy grave. Cuando deja una cicatriz en la córnea (leucoma), la visión llega a verse severamente dañada. 23 DE AGOSTO DE 2018