12052013 QUE 08_09 - Page 28

Escritos por el Maestro Florentino Quiroz desde La Universidad Nacional Autónoma de México Durante la Edad Media, se dice que cuando los gentilhombres no tenían la posibilidad de levantar una compañía por su propia cuenta, trabajaban bajo dependencia de un caballero, cuyas órdenes acataban con ayuda de sus vasallos. EL ORIGEN DE LA PALABRA BACHILLER En estos días de receso académico, las escuelas nos ofrecen cursos de actua- lización en los cuales se nos muestran actividades que serán herramientas fundamentales para experimentarlas en las aulas con los bachilleres, y precisa- mente, respecto a la palabra bachiller, algunos profesores preguntaron sobre el origen de ésta, y como nadie tenía a la mano un buen diccionario, me permití agregar los siguiente. Tanto el nombre del grado aca- démico (bachillerato) como el del estu- diante que lo consigue, son dos palabras de vieja raigambre en nuestra lengua, y también aquí se encuentran diversidad de pareceres. Por un lado, algunos afi r- man que el término procede del francés bachelier, con el signifi cado de ‘aspiran- te a caballero’, que tendría su origen en un posible latín vulgar baccalaru(m) o baccalariu(m), que podía signifi car ‘es- tudiante avanzado’ o ‘propietario de una granja’ (baccalaria), quizá de origen cél- tico, como podría confi rmar la palabra bachlach, ‘campesino’ en gaélico irlan- dés. Pero existe otra teoría, quizá más segura y cierta, que afi rma que la voz procede de la forma latina baccae lauri(atus), que signifi caría ‘coronado con bayas de laurel’, planta noble don- de las haya, al considerarse, ya entre los griegos, el símbolo de Apolo, dios de la belleza y de la juventud, y, entre otras co- sas, famoso por haber sido el persegui- dor de la ninfa Dafne, convertida para siempre en laurel para evitar sus acosos, lo que hizo que su nombre signifi cara en griego, precisamente, ‘laurel’. Se cuenta Business Cards 28 Hasta la próxima… Flyers Banners / Posters 5720 W. Camelback Rd. que Apolo, cuando la vio transformada en la planta, le dijo: Al menos, tú serás mi árbol, de forma que éste se converti- ría en el símbolo del alegre dios. Pero también con laurel se co- ronaba en Grecia y Roma a los poetas y a los atletas, y a los emperadores y gene- rales romanos. Y esa costumbre se ex- tendió a la Edad Media, época en la que los artistas y doctores lucían coronas de laurel, como se conserva en el uso de llamar laureado a una persona galar- donada, como en Italia donde los estu- diantes que leen su tesina de licenciatu- ra reciben una corona de laurel, por lo que reciben el nombre de laureati. Durante la Edad Media, se dice que cuando los gentilhombres no tenían la posibilidad de levantar una compañía por su propia cuenta, trabajaban bajo dependencia de un caballero, cuyas ór- denes acataban con ayuda de sus vasa- llos. En Inglaterra, el término bachiller hacía referencia al ofi cial joven que ha- bía sido condecorado con la espuela do- rada como resultado de una distinguida primera acción. Por lo tanto, siguiendo esta misma línea, un bachiller era quien ha- bía alcanzado el primer grado acadé- mico que concedían las universidades, existen evidencias del uso de este título en el siglo XIII para reconocer a los es- tudiantes de una facultad que hubieran llegado al nivel antes mencionado, de ahí que ahora distingamos las diferen- cias entre el bachiller, el licenciado y el doctor. Magnets SUITE #1 TM MAGAZINE SIN CITA PostCards, Etc... 623-931-7833 9 DE AGOSTO DE 2018