12052013 QUE 01_11 - Page 28

Padre Andrés Adviento: ¡Vigilancia y cambio! “Dijo Jesús: Mirad, vigilad. Pues no sabéis cuándo es el momento”. Marcos, 13. que es llamada a la alegría. Es invitación a reconciliarnos con nosotros mismos, para gozar con entusiasmo de las realizaciones y enmendar nuestros errores. Para sentir al Señor presente, como amigo, como padre, como quien toma en sus manos las riendas de nuestra vida. Navidad es la celebración de una paz que brota en lo interior, al admitir a Dios como centro de nuestras preocupaciones. Para lograr todo esto, es preciso vigilar, caer en la cuenta de lo que somos: hijos de Dios. Para los antiguos romanos, diciembre era el décimo y último mes del calendario. Más tarde, el año tuvo doce meses al intercalarle en la mitad a julio y agosto, en memoria de Julio César y de Augusto. Para nosotros, este último mes del año tendrá un nombre distinto, un color especial, un significado personal: diciembre nos hablará de Navidad, con sus recuerdos, su añoranza de hogar y la ce ɍɕ͕MŽȸ)AȁՅɼ͕́م́Ʉ)хȁ٥ՕɼՅ)٥ȁͥхȁѕѽ̰ѽȁ)ɹ́ՕфѼՔ٥٥̰)ȁՔՕɄ٥ՕɑՕɅ)٥̸́)ф́ѽ́ոՕɝ)Ʉɕȁ聱͸ѕȁ)́Օɽ́Ʌ齹̸+ EՔѕոՕ͕+ 9͕̈́ɕ͕MŽȁՔ)фȰͽɅ)́Ʌ)9Օɼɽե́Ս)ɽх̰Ʌ̰ѥ̰͕Ž̰)Ʌͽ̰եٽ̰ɕє9٥()Cɽ)Q4)5i%9(ā9I<