12052013 QUE 01_11 - Page 10

F rancisco Javier Zuasti, Fran para los amigos, no tenía que haber estado allí arri- ba aquel día de mayo de 2008. Él era conductor de camión, pero el empresario obligó a subirse aquella jornada a hacer unos trabajos en el techo de una nave. Que se desplomó. La caída le dejó tetrapléjico y en una silla de ruedas de por vida. Desde entonces, cada día ha sido un paso más de superación. Conoció a alguien que hacía handbi- ke (bicicletas adaptadas), se entregó al deporte y eso le ayudó a que su vida en silla de ruedas fuera casi tan normal como la de antes. Es campeón de Andalucía (vive en Jerez) de tenis de mesa adap- tado, fue el primer tetra- pléjico que ganó la Com- postela en el Camino de Santiago y viaja con su mujer y su hijo pequeño tanto como le permite su nuevo trabajo: una web desde la que asesora so- bre productos de ortope- dia, accesibilidad, norma- tivas, legislación sobre la discapacidad y el mundo que lo rodea. “Empecé a viajar por ini- ciativa propia, algo que es interesante hacer para los nuevos usuarios de silla de ruedas, para así no parecer una carga ante los amigos y/o familia y ser impulsor de iniciativas. La práctica de deporte hizo que em- pezara a conocer sitios que jamás lo había hecho, realizando una media de 15-20 viajes al año”. En la presentación que hizo en AllMadrid4all ha- bía fotos de Londres, de Historia viajeros L tres as barreras existen, pero con voluntad puedes sortearlas. Me lo acaban de enseñar tres personas singulares: una ciega, un sordo y un tetrapléjico que tienen en común la pasión por viajar Gente fantástica que viaja superando barre- ras y que además, irra- dia optimismo. Viajeros ejemplares. Estos son tres de ellos: de excepcionales Francisco Javie r Zuasti (movilidad redu cida) so- bre todo, vivir” Toda una declaración de intenciones. “Los retos de las perso- nas con movilidad redu- Roma, del Camino de Santiago... en un montaje con frases sobreimpresas: “Viajar es libertad, volar, correr, creer, superar, ex- perimentar, sentir, amar y cida son muchos, diría yo que más que el resto de discapacidades, aunque la visual se lleva la palma. Un simple escalón finaliza nuestro recorrido, siendo así una experiencia muy frustraste. No existe una accesibilidad real, de lo que se nos informa no es real. Tenemos un grandísi- mo trabajo por hacer, creo que no veré un mundo sin barreras. En una sociedad en la que la gente no se informa, creen cualquier titular de un medio virtual sin contrastar la informa- ción, en el que a base de experiencias es el único modo de concienciar, es difícil llegar a tener un mundo sin barreras. Por eso debemos de tener actitud para poder vivir en el mundo en el que estamos, pudiendo ser un poco mejor si lo traba- jamos -aunque siempre será un mundo con barre- ras- y que sobre todo, viva- mos y nos adaptemos a lo que existe para ser feliz”. TERCERA PARTE 10 TM MAGAZINE 11 DE ENERO DE 2018